Claves para la inocuidad de los alimentos

Inocuidad se refiere a un alimento seguro, por lo tanto es imprescindible que antes, durante y después de su manejo se sigan los pasos tal y como se mencionarán, sobretodo para no causar enfermedades.
En primer lugar, es fundamental el lavado de manos. Se debe realizar con agua potable fría o caliente y jabón, frotar bien unas con otras, enérgicamente, para que la suciedad se desprenda mas fácilmente, enjuagar con abundante agua y, luego, secar correctamente.
A pesar que esta práctica parece simple y cotidiana,  hay quienes no la tienen totalmente asimilada, por eso es conveniente recordar (aunque parezca ridículo) recordar que se debe realizar antes de comer, tocar alimentos y cocinar, y después de ir al baño, manipular alimentos crudos, tocar mascotas, sonarse la nariz, estornudar o toser.
Otra de las claves para la inocuidad, es separar los alimentos crudos de los cocidos; es decir, evitar la denominada contaminación cruzada, mediante la conservación de los mismos en recipientes separados y usando equipos y utensilios diferentes para cada uno.
Es aconsejable, ya que los alimentos crudos pueden estar contaminados con microorganismos patógenos (causantes de enfermedades) y trasladarse a los alimentos cocidos o listos para consumir.
Por otro lado, es importante mantener los alimentos a temperaturas adecuadas; así, pues, se deben preservar por encima de los 60ºC y refrigerar lo más pronto posible los alimentos cocidos y los perecederos (preferentemente por debajo de 5ºC); y no descongelar a temperatura ambiente ni dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente durante más de dos horas; en éste momento son las bacterias las que tienden a proliferar.
También, es necesario cocinar los alimentos por completo, en especial las carnes, pollo, pescado y huevos. Nunca se debe olvidar que la cocción se realiza a una temperatura superior a 70ºC, para eliminar los microorganismos patógenos, no termorresistentes, que pueden estar presentes en ellos.
Para quienes hacen ejercicios constantes, nunca ingerir alimentos con las manos transpiradas y, de ser posible, comer productos frescos. Atención aquellos amantes del gimnasio: nunca comprar porductos dentro de estos establecimientos que se encuentren fuera de refrigeradores o que estén abiertos a temperatura ambiente. 
Por último, utilizar agua potable o tratada y materia primas seguras, que provengan de fuentes confiables; lavar adecuadamente frutas y hortalizas, y verificar la fecha de vencimiento de los productos y no consumir alimentos que estén vencidos.

Si deseas leer más artículos parecidos a claves para la inocuidad de los alimentos te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación sana o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre claves para la inocuidad de los alimentos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.