¿Cómo evitar el reflujo gastroesofágico?

También llamada esofagitis por reflujo o acidez crónica; se define como la elevación del contenido gástrico, de forma continuada, hacia el esófago, con relajación del esfínter esofágico inferior (una banda de fibras musculares que cierran y separan el esófago del estómago).
Hay ciertas condiciones que favorecen la aparición de reflujo gastroesofágico. Estas son el embarazo, la obesidad, la bulimia, la constipación, el síndrome de intestino irritable o colon irritable y la hernia de hiatus.
Los síntomas con que se manifiesta son eructos, regurgitación del alimento, náuseas y vómitos, cambios en la voz, dificultad para deglutir, tos o sibilancia, bronquitis, neumonía, pirosis (sensación de quemazón o ardor), dolor durante la deglución.
Dentro de sus complicaciones, se encuentran la inflamación del esófago o esofagitis, estenosis, úlcera esofágica, broncoespasmo, alteraciones pulmonares, entre otras.
Esta enfermedad tiene mayor incidencia en personas de más de 50 años. Es frecuente que los pacientes, además, cursen con hernia hiatal y/o litiasis.
Los objetivos de la nutrición están dirigidos a aliviar los síntomas típicos del reflujo, a normalizar la situación del paciente y a evitar la aparición de complicaciones.
Los alimentos que estimulan la secreción gástrica y, por consiguiente, la presencia de reflujo gastroesofágico, son aquellos que son muy grasos (como las frituras y salsas), el chocolate, el café, los cítricos (por ejemplo, limón, mandarina, naranja), la nuez moscada (utilizada como condimento), la menta, , los condimentos ácidos (como limón, vinagre, tomate, cebolla) y los picantes (como la pimienta negra o blanca, pimentón), y las temperaturas muy calientes.
Contribuyen a esto también las bebidas colas, las bebidas alcohólicas y el café, como así también el cigarrillo.
Como consejos básicos, se recomienda suprimir la ingesta de los alimentos mencionados anteriormente; evitar acostarse inmediatamente después de comer, manteniendo una posición erguida durante dos a tres horas; dormir con la cabeza elevada o semisentado; ingerir poca cantidad de líquidos con las comidas (es decir, se permite su consumo fuera de ellas).
Además se tendrán en cuenta dentro de los cambios en el estilo de vida, realizar una alimentación fraccionada, frecuente y poco voluminosa; y evitar el tabaco y el alcohol.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿cómo evitar el reflujo gastroesofágico? te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación sana o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre ¿cómo evitar el reflujo gastroesofágico?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.