Como evitar las ampollas en los pies

Cuando estamos en la cinta de correr, después de una rutina de ejercicios o en las actividades habituales de cada dia tarde o temprano sufriremos alguna ampolla en los pies, veamos algunos consejos para prevenirlas y como tratarlas.
Las ampollas surgen cuando sometemos al pie a mayor presión de la habitual, bien sea por un aumento en la actividad física o por un cambio en el calzado que genera una mayor fricción. Empieza como una zona irritada, un área que genera molestias en la piel, y que se siente como si se hubiera frotado demasiado.
También pueden aparecer por el uso de calcetines inadecuados por moverse dentro del calzado, por ser muy gruesos o muy finos o que formen arrugas.
En muchos casos se trata además de ampollas recurrentes que salen en el mismo sitio. Algo que puede imposibilitarnos para continuar con nuestra rutina, e inclusive puede causarnos tanto dolor que afectará la forma en que caminamos.
Visto que la principal causa para la aparición de las ampollas es la fricción, entonces la prevención consistirá en evitar el roce continuado del pie con los calcetines y el calzado.

Prevenir las ampollas en los pies

ampollas en los piesEs recomendable usar calcetines de materiales técnicos que faciliten la transpiración y mantengan el pie seco, deben ajustarse al contorno del pie sin holguras.
Las zapatillas que usemos deberán tener el tamaño apropiado, ni demasiado grandes ni demasiado pequeñas; debemos sentir el pie cómodo en ellas. También deben permitir la transpiración del pie y no tener costuras interiores, ya que el sudor acumulado y el rozamiento son la causa natural de las ampollas.
En muchos casos, a pesar de elegir correctamente el modelo de zapatillas, el pie se encuentra en una situación diferente a la habitual, o la zapatilla es demasiado dura al estar nueva. Estas situaciones son las que acaban generando roces en el pie que derivan en ampollas que nos impiden andar de forma adecuada.
Recuerda que las zapatillas nuevas necesitan de cierto uso para que los pies se acostumbren a ellas, por eso no se deben estrenar en distancias muy largas o en competición. Para lograr que se acomoden podemos utilizarlas una semana antes de salir con ellas a correr para que se adapten a nuestro pie y su pisada.
Tener la piel bien hidratada contribuye a prevenir la aparición de ampollas, se puede usar una crema específica o vaselina antes de una caminata larga.
Llevar las uñas bien cortadas, ni demasiado largas ni demasiado cortas, ayuda a proteger la punta de los dedos y contribuye a que el calzado sea mas cómodo.
Una vez que aparecen las ampollas no se deben pinchar ni cortar la piel que sirve de protección ante las infecciones. Se deberá aplicar alguna solución antiséptica dos o tres veces al día en la ampolla, manteniéndola aireada el mayor tiempo posible.
Si vamos a andar se puede aplicar un Compeed para proteger la ampolla, y si es necesario tapar con un esparadrapo para asegurar su posición. En todo caso se debe esperar a que caiga solo.
Si, en el peor de los casos, se llena de sangre consulta a un médico ya que puede ponerse peor. Si el dolor es muy fuerte al correr trata de realizar caminatas hasta que el dolor desaparezca.

Publica tu respuesta

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.

Subir ↑