Cuidados por las autoridades municipales

El fomento de los estilos de vida saludable, la salud y el bienestar se va poco a poco convirtiendo en una prioridad para la sociedad en la que vivimos. De todos modos, viendo lo que, en ocasiones, nos cuesta cuidar de nosotros mismos, las autoridades van tomando cartas en el asunto.
El ayuntamiento de Vigo, en Pontevedra, ha decidido poner firmes a sus ciudadanos, en el buen sentido se supone, poniendo a su disposición una oficina destinada a la Unidad Ayuntamiento Saludable, dentro del Programa Plan Salud.
La oficina abrió sus puertas al público el pasado mes de Noviembre. La propia concejala de Sanidad, Chus Lago, la primera mujer española en escalar el Everest, fue la encargada de su presentación y será la persona que tenga que dar cuenta de los resultados llegado el momento.
Esta oficina, situada en el mismo edificio del ayuntamiento, en la segunda planta, esta atendida por personal especializado, entre los que se encuentran un Licenciado en Educación Fisica y un tecnico en Dietética y Nutrición. Abierta al público de lunes a viernes, de 10 a 14 horas, cada ciudadano que acude a las instalaciones es sometido a una batería de mediciones antropométricas registrada en un informe personal. Una vez analizados los resultados, los usuarios pueden recibir consejos y recomendaciones para conseguir un estilo de vida saludable, que incluye pautas sobre la actividad física, nutrición y la reducción de hábitos nocivos, como el consumo de alcohol o el tabaco.
La Unidad Ayuntamiento Saludable cuenta con un completo equipamiento en el que no falta de nada para conseguir unos datos fiables sobre cada persona. La idea es poder darle a cada vecino una idea de lo tan cerca o tan lejos que se encuentra de una vida sana. Por supuesto, la oficina no puede hacer los ejercicios por nosotros, ni estar detras de nuestra oreja, como un Pepito Grillo, para recordarnos que debemos o no hacer. Sin embargo, entrar en un lugar donde se respiran buenas intenciones, la ilusión de poner en marcha un proyecto nuevo y las ganas de ayudar, puede ser un buen punto de partida.
La dotación de la Unidad es amplia. En ella se incluyen un banco de flexibilidad, dos analizadores de composición corporal por impedancia, cronómetro digital, dos tallímetros de suelo, un dinamómetro manual, dos pulsómetros con podómetros, báscula digital y un plicómetro, curioso artilugio que permite realizar la medición de pliegues corporales.

La propuesta del concello de Vigo, sin embargo, no se reduce a proporcionar la información de partida o quedarse en las recomendaciones. El proyecto se completa con un cuaderno en el que se detallan las pautas a seguir en alimentación, ansiedad y nerviosismo, actividad física, tabaco y prevención a la exposición solar.
La documentación propone cuatro rutas urbanas por la ciudad de Vigo, con las que pasar de la teoría a la práctica. Unos recorridos que se añaden a la oferta inicial, que contaba con ocho rutas por el Casco Urbano de la ciudad, facilitando, en todas ellas, a los participantes, datos exactos sobre distancias, intensidad del ejercicio y el trazado por las diferentes calles de Vigo.
Todo ello para hacer de la ciudad en la que vivimos algo más que un conjunto, más o menos ordenado, de ladrillo y asfalto. Nuestra ciudad es parte de nosotros, en ella crecemos y envejecemos, así que a nosotros nos toca cuidarla. En Vigo, las autoridades municipales, creen que la ciudad también debe cuidar un poco de sus vecinos.

Si deseas leer más artículos parecidos a cuidados por las autoridades municipales te recomendamos que entres en nuestra categoría de Deportes o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre cuidados por las autoridades municipales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.