Ejercicio físico, 10 claves para no sufrir lesiones

Las personas que realizan ejercicio se ven expuestas sufrir algún tipo de lesión o dolor muscular intensos que muchas veces las imposibilita de seguir con el entrenamiento por días o semanas.

Dentro de los errores más comunes y causa de los dolores musculares,  se encuentra el hecho de esforzarse demasiado en poco tiempo. Muchas personas comienzan a realizar actividad física después de un largo período de hacer una vida sedentaria y pretenden conseguir resultados maravillosos en poco tiempo, algo que en realidad es totalmente imposible

Tanto el otoño como el invierno es un excelente momento para retomar una dieta más equilibrada como para hacer ejercicio, siendo además, le época del año en que los gimnasios tienen una mayor afluencia de personas queriendo entrenar.

Los especialistas coinciden en que luego del verano, como pasada la Navidad y Semana Santa son los momentos del año en que mayor cantidad de personas comienzan a realizar ejercicio y por lo general lo hacen asistiendo a un gimnasio.

Asimismo, el error más frecuente es el realizar ejercicios de gran intensidad y larga duración. En un principio todas las personas que comienzan a realizar cualquier actividad física se encuentran motivados, pero poco a poco esto va decayendo y muy pocos comprenden que la paciencia y constancias son factores imprescindibles.

La práctica de manera descontrolada puede causar además de las tan comunes agujetas una diversidad de dolores musculares, como por ejemplo contracturas, distensiones y problemas de lumbalgias. Es común ver además, roturas de ligamentos y esguinces, siendo las articulaciones que más se pueden ver afectadas las rodillas, hombros, tobillos y muñecas.

En realidad la condición física no tiene tanto que ver con las lesiones sino el hacer ejercicios de intensidad moderada pero con demasiadas repeticiones y no utilizar calzado y ropa adecuados para la práctica de ejercicio.

Algunos consejos pueden servir para no sufrir lesiones haciendo ejercicio:

  • Ejercicios de forma controlada: No deben cometerse excesos en el entrenamiento físico.
  • Calentamiento: Imprescindible antes de iniciar la práctica debe hacerse un calentamiento del cuerpo durante unos 15 minutos con ejercicios sencillos que logren estirar los músculos.
  • Ejercicio de forma gradual: Aquello que no se ha hecho en varios meses no puede hacerse en un solo día, por ello la consigna es aumentar de forma progresiva tanto la intensidad como la duración de los ejercicios.
  • Gimnasio 2 o 3 veces a la semana: Una cantidad razonable de días a la semana es suficiente para que el cuerpo comience a estar en forma y no someterlo a las sesiones que son perjudiciales.
  • Seguir instrucciones del preparador físico: El entrenador indicará el tipo de ejercicio y la manera correcta de realizarlo así como el tiempo que se debe dedicar a cada uno.
  • Poco ejercicio pero de calidad: Adecuando el entrenamiento a las necesidades de cada uno para ejercitar los músculos de forma controlada y adecuada.
  • Los estiramientos: Así como es necesario hacer ejercicios de calentamiento también lo es hacer lo propio con los de estiramiento una vez terminada la práctica.
  • Conocer el propio cuerpo: Es importante saber cuando el cuerpo ya no puede seguir entrenando y dejar de hacerlo para evitar problemas mayores.
  • La alimentación equilibrada: Una dieta equilibrada que contenga hidratos de carbono, vitaminas, proteínas y minerales, todas ellas ayudan a recuperar los músculos.
  • Consulta al médico: Ante cualquier duda, problema muscular o dolor persistente debe consultarse al médico.

Publica tu respuesta

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.

Subir ↑