El poder de los hábitos en el deporte

Cuando pretendemos iniciar un plan de entrenamiento nuevo y queremos conseguir unos resultados a largo plazo, debemos tener mucho cuidado de la planificación de este entrenamiento, ya que una adecuada planificación será la base para conseguir los objetivos que nos hayamos marcado. Es cierto que las rutinas y los entrenamientos repetitivos muchas veces son una cuesta arriba para mucha gente que se inicia en esto del deporte, pero a la vez, es evidente que la capacidad de adaptación a los ejercicios y los entrenamientos generan buenas inercias en la mente, siendo alimento para continuar adelante y querer ir más allá.

Para conseguir no caer en el aburrimiento, la monotonía o simplemente la falta total de ganas de entrenar, lo más recomendable es crear poderosos hábitos en el deporte que nos ayuden a rutinizar algunos elementos. No es nada complejo, por ejemplo, marca una hora determinada para hacer tus sesiones, y si no puede ser, marca un tiempo límite y mínimo de cada sesión. Con estos pequeños trucos, nuestros hábitos se van profundizando en nosotros mismos, y de esa forma al poco tiempo notaremos que nuestro cuerpo está predispuesto no solo a los entrenamientos, si no que también a querer subir el nivel e intensidad de estos, mejorando nuestro rendimiento deportivo.

Los hábitos en del porte nos ayudan a mejorarAsí, los hábitos en el deporte se vuelven esenciales si queremos llevar a cabo entrenamientos profundos y sesudos para mejorar nuestro rendimiento deportivo. A veces relacionamos estos poderosos ayudantes con simple monotonía, y puede llegar a ser esto, por ejemplo, si entrenamos en el mismo espacio y de la misma manera. Pero voy más allá, y de lo que estoy hablando es de acostumbrar a nuestro cuerpo a través del hábito de entrenar a justamente las rutinas y las sesiones que debemos llevar a cabo en nuestro plan.

Uno de los trucos más populares es entrenar a las mismas horas y los mismos días de la semana. No es una tontería, todos hemos sentido los efectos mortales de un entrenamiento sin preparación previa, y como hasta que el cuerpo se acostumbra a esas sesiones seguidas, no conseguimos hacer desaparecer las agujetas del cuerpo, esa costumbre, es la que me refiero cuando hablo de hábitos en el deporte.

Publica tu respuesta

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.

Subir ↑