Enfermedades psicosomáticas y bienestar

Psicosomático es una expresión que se utiliza para señalar la correlación que existe entre el cuerpo y la psique, incluyendo una gran cantidad de enfermedades en que tanto los factores de tipo orgánico como psicológicos interactúan, siendo los últimos los que actúan como factores determinantes.

De la misma forma que las enfermedades físicas tienen influencia sobre el estado anímico muchos problemas a nivel psicológico pueden provocar síntomas físicos.

Las enfermedades de tipo psicosomáticas son muy frecuentes y se considera que una cuarta parte de las personas que acuden al médico por primera vez presentan este tipo de dolencia.

Por lo tanto se entiende que una persona somatiza cuando manifiesta síntomas físicos y los mismos no coinciden con una enfermedad médica. Por otra parte, puede que la persona realmente padezca una dolencia pero tanto los síntomas como sus consecuencias son exagerados comparándolos con lo que realmente se podría esperar y esto le causa molestias y problemas en diferentes ámbitos de su vida.

La medicina tradicional se centra casi con exclusividad en los síntomas físicos de la enfermedad y se olvida de la verdadera causa del problema. Muchas personas visitan diversos médicos sin que éstos les puedan diagnosticar alguna enfermedad y allí por lo general se está ante un problema psicosomático.

Generalmente los médicos tienen la tendencia de tratar con fármacos a este tipo de pacientes y les recetan ansiolíticos, que no les resuelven el problema y al tiempo los síntomas o vuelven o aparecen nuevos y el médico deriva al paciente para un tratamiento psicológico y así la persona pasa a sentir el temor de padecer una enfermedad mental.

En realidad las personas que tienen este tipo de problemas no pueden entender a ciencia cierta que les sucede y muestran reticencia a acudir a un psicólogo. Por esto en la actualidad cada vez más personas buscan la respuesta en las llamadas medicinas alternativas que con el tiempo le demuestran que tampoco pueden solucionar su problema.

Por lo general quienes tienen problemas psicosomáticos no han conseguido hallar una causa orgánica y tras la realización de tratamientos médicos no mejoran, siendo que en ocasiones los fármacos les dan una mejoría durante un tiempo y luego aparece nuevamente el síntoma.

Quienes padecen de este tipo de dolencia no creen tener un problema a nivel psicológico y continúan consultando nuevos médicos para encontrar un problema físico. Pero, cuando se hace un historial de su rutina diaria se encuentra que estas personas saben que hay algo en sus vidas que les crea ansiedad y malestar y no saben como hacerle frente y superarlo

Asimismo, ante una molestia física lo primero que se piensa es que se padece de una enfermedad física. Estudios realizados han llegado a la conclusión que de las molestias que sentimos diariamente un 70% tienen causas naturales, o sea las que provoca el organismo con su funcionamiento, hábitos de vida poco saludables y el medio ambiente, como la contaminación, el frío, calor o inclusive la humedad.

Sólo un 5% de los dolores se corresponden con una enfermedad física y sólo un 10% de éstas son graves. Como conclusión tendríamos que de cada 1000 molestias 4 solamente se deben a enfermedades graves.

Por otra parte un 25% de las molestias físicas que sentimos se deben a causas psicológicas y aquí es donde encontramos las enfermedades psicosomáticas.

Nuestro cuerpo influye en nuestras emociones y viceversa. La ansiedad, estrés y depresión actúan sobre diferentes hormonas y provoca cambios en nuestro organismo y esto puede hacernos más sensibles al dolor o en influir en algunas enfermedades.

Se ha demostrado que las personas que sufren de depresión tienen debilitado su sistema inmunológico y por ello pueden enfermarse con mayor facilidad o les puede llevar mucho más tiempo el recuperar de una dolencia.

Las personas que sufren de enfermedades psicosomáticas pueden hoy mejorar su calidad de vida,  si logran  entender de donde vienen las molestias físicas que están sufriendo y realizar los cambios necesarios eliminando aquello que les genera estrés, autoexigencia muy elevada etc. llevándolos a sentirse mal físicamente.

Los tratamiento psicológicos para este tipo de dolencias son los indicados, ya que permitiran a la persona poder ver por sí misma cuál es el problema y así llegará también la solución a la dolencia que padece.

Si deseas leer más artículos parecidos a enfermedades psicosomáticas y bienestar te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre enfermedades psicosomáticas y bienestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.