Engordar durante el verano

El verano y el calor no son buenos aliados de la alimentación, ni de hacer comidas exageradamente copiosas. Sin embargo, ¿por qué se engorda durante el verano? Contrariamente a lo que solemos pensar, el verano no sólo es el momento de tomar verdura y frutas de temporada, o verduras a la plancha.

Sin darnos cuenta, es un tiempo en el que solemos acumular grasas perjudiciales para el organismo. Sin necesidad de hacer un régimen, sí que podemos detener el consumo de algunos alimentos engañosos que nos engordan sin darnos cuenta.

Los alimentos

Cuando hace calor, es cierto que comemos menos, eso es un hecho. Pero también estamos más relajados, y por lo tanto nos movemos menos y hacemos menos ejercicio. La falta de ejercicio y de actividad deportiva puede favorecer una asimilación más lenta de los alimentos, y por lo tanto, hacernos coger peso, casi siempre a nivel de la barriga, que es la zona “peligrosa” en los hombres.

El descanso

Durante el verano, las jornadas son más largas, el tiempo del aperitivo se prolonga, y así las tapas, el picoteo, las cervezas, el alcohol, y otras delicias que solemos compartir con los amigos y la familia, no tienen límite.

Este nuevo ritmo de vida termina por pasarnos factura, y al final esto se traduce en unos cuantos kilos de más.

El buffet

Es habitual que si vamos a un hotel, nos ofrezcan un buffet libre, bien para el almuerzo o para la cena. Generalmente, tomamos medias porciones de todo lo que se nos ofrece, y al final, la cantidad ingerida es superior a las necesidades reales, es decir unas 3000 calorías de media, en los hombres.

En cambio, lo que sí que deberíamos hacer, como hábito de vida durante las vacaciones es beber mucho agua. El agua es necesaria para luchar contra la deshidratación, pero también para saciar el hambre.

Consejos

Si sentimos la necesidad de comer, mejor es decantarse por un melocotón que por un pedazo de tarta de chocolate. Y entre horas, mejor es elegir alguna barra saciante a base de cereales, que comernos un helado de crema.

No os estamos pidiendo que desechéis el momento del aperitivo, lo que sí que podemos hacer, sin embargo, es dejar de lado los cacahuetes, las patatas fritas, reemplazándolos por algún tipo de fruta, como el melón.

También podemos reemplazar el menú que solemos hacer a la parrilla. En vez de poner las famosas costillas de cerdo para que se asen en la lumbre, podemos sustituirlas por un buen pescado a la parrilla, o unas brochetas de marisco.

En otras palabras, el verano sigue siendo un tiempo especial para el descanso y romper los hábitos del curso, pero sin por ello tener que engordar más de la cuenta, ni renunciar a un ritmo de vida saludable.

Si deseas leer más artículos parecidos a engordar durante el verano te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación sana o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre engordar durante el verano

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.