Síndrome de malabsorción

También llamado Trastorno de malabsorción o Malabsorción intestinal, engloba un conjunto de signos y síntomas originados por el déficit de nutrientes producidos por la alteración de alguno de los procesos fisiológicos intestinales (digestión, absorción y transporte), necesarios para una correcta digestión y absorción de los principios nutritivos.
Habitualmente, la alteración se produce en la mucosa del intestino delgado.
Se caracteriza por una absorción inadecuada de nutrientes desde el intestino hasta su incorporación a al circulación sanguínea o a la linfa; por la existencia de determinadas alteraciones en el interior del intestino, en su pared o en el transporte linfático.
Entre las causas aparecen:

  • Agentes infecciosos (comoTuberculosis intestinal, Enfermedad de Whipple, Malabsorción relacionada con VIH, Diarrea ,  Parásitos – ej: Giardia lamblia, teniasis, estrongiloidiasis – ).
  • Defectos estructurales (Enfermedades inflamatorias intestinales, Fístulas, diverticulitis y estenosis, post-gastrectomía).
  • Anormalidades mucosas (Celiaquía, Intolerancia a la lactosa, Intolerancia a la fructosa).
  • Hepatobiliar (Obstrucción Biliar –ej: absorción de grasas interferida-, Enfermedad hepática –ej: Cirrosis, hepatitis crónica- , Fístula bilio-intestinal).
  • Intestinal (Alteración de la circulación entero-hepática por resección lineal y drogas).
  • Sobrepoblación Bacteriana (Por íleo o cuadro séptico).
  • Pancreáticas (Fibrosis quística, Pancreatitis crónica
  • Enfermedades metabólicas (Diabetes, alteración de la glándula tiroides y paratiroides, Desnutrición).

Este síndrome puede ser producto de (patogenia):

  • Daño en la mucosa (enteropatía);
  • Reducción congénita o adquirida de la superficie de absorción;
  • Defectos específicos de la hidrólisis;
  • Defectos del transporte de iones;
  • Insuficiencia pancreática.
  • Circulación entero-hepática disfuncional.
  • Menor capacidad absortiva de la mucosa intestinal.
  • Alteración en los procesos de transporte de la membrana intestinal, que pude ser sin alteración morfológica (Síndrome de mala absorción primario); o con cambios morfológicos (Síndrome de mala absorción secundario).

Como consecuencia, puede originar diarreas, meteorismo, atrofia muscular, distensión abdominal, pérdida de peso, dolor abdominal, malnutrición, anemia (ferropénica o perniciosa), hemorragias, osteoporosis u osteomalacia, impotencia, esterilidad, retraso en el crecimiento, edemas, dermatitis, glositis, desnutrición, déficit de vitaminas, entre otras; que deben tratarse en base a la patología de base.
Por otod lo expuesto, es aconsejable evitar a toda costa este síndrome que tan mal hacea nuestro cuerpo. Este tema será muy seguido en Punto Fape, por lo que te recomiendo que sigas atentamente la actualidad del sitio.

Si deseas leer más artículos parecidos a síndrome de malabsorción te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre síndrome de malabsorción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.