Teorías detrás de los ciclos de esteroides

El uso de anabolizantes y andrógenos es una práctica común entre quienes entrenan con pesas, bien sean aficionados o profesionales, con la intención de obtener incrementos en la masa muscular mas allá de lo que sería posible con solo el entrenamiento disciplinado.

El consumo de esteroides anabólicos y hormonas andrógenas se hace en la mayoría de los casos de manera empírica, sin estudios que apoyen la eficacia o demuestren la peligrosidad al usar estas sustancias de tal manera.

La forma habitual para estructurar las dosis es denominada apilamiento, stack o mas comunmente ciclo. En este artículo usaré indistintamente las palabras esteroides, anabólicos y anabolizantes para referirme a los Esteroides Anabólico Androgénicos (EAA).

Un ciclo de esteroides anabólicos o anabolizantes consiste en un programa de administración dosificado, basado en la combinación de andrógenos, anabolizantes y otras sustancias, con la finalidad de aumentar al máximo los resultados obtenidos, disminuir los efectos secundarios y llevar al mínimo los costes económicos de los anabolizantes a usar.

Postciclo

El uso de esteroides anabólicos detiene de forma temporal y parcial la producción de testosterona en los testículos, por lo que para mantener los beneficios obtenidos en cuanto a masa y calidad muscular, se agrega al final del ciclo un período de tiempo, conocido como post ciclo, en el cual se suministran otros medicamentos para intentar restablecer lo antes posible la producción normal de testosterona.

Las sustancias usadas en esas semanas son Gonadotrofina Coriónica Humana (HCG), Citrato de Clomifeno, Citrato de Tamoxifeno y Clenbuterol entre otras. Algunas estimulan la producción de testosterona, otras incrementan el metabolismo basal, otras bloquen la enzima aromatasa y otras a los estrógenos.

La regla general para hacer un ciclo de esteroides de manera correcta indica que es imprescindible incluir un post ciclo para evitar la pérdida de aproximadamente el 80 % de las ganacias musculares obtenidas y los indeseados efectos secundarios, que incluyen ansiedad, depresión, desánimo y disfunción eréctil temporal.

Protectores hepáticos y hormonales

Los anabolizantes y andrógenos son sustancias que actuan fuertemente sobre el funcionamiento de nuestro organismo, por tanto tienen la capacidad de afectar el normal funcionamiento de diversos órganos, para prevenir problemas e intentar reducir los efectos secundarios, a los ciclos de anabólicos se les agregan otras sustancias identificadas como protectores hepáticos y hormonales.

Los protectores mas comunmente usados son los bloqueadores de la aromatasa como la mesterolona y el anastrozole, los bloqueadores de los estrógenos como el citrato de tamoxifeno, y los “limpiadores” hepáticos como la silimarina.

Tipos de ciclos de esteroides

Al buscar información sobre como confeccionar un ciclo de esteroides se encuentran muchas opciones, los ciclos de anabolizantes se clasifican según las sustancias usadas, la concentración de las dosis suministradas, según la persona que realiza el ciclo o combinaciones de las opciones anteriores.

Monociclo

Es un ciclo en donde solo se emplea uno y solo un esteroide anabólico, además de los protectores y el reglamentario postciclo. La gran mayoría de los monociclos disponibles en la red suelen generar mayor cantidad de efectos indeseados que los ciclos estructurados con dos o mas anabolizantes.

Los monociclos por lo general son llevados a cabo por principiantes o novatos mal asesorados quienes creen que la mejor forma de iniciarse en el uso de anabólicos es utilizando un solo esteroide.

Hay algunos monociclos que funcionan y otros que no, depende de la sustancia anabolizante u hormona que se use.

Ciclos con varios esteroides

Combinar inteligentemente dos o más esteroides anabolizantes permite compensar los fallas de un esteroide con los beneficios del otro y viceversa. Al hacer las combinaciones se consideran tanto la sinergia entre las sustancias incluídas como la cantidad a suministrar en cada aplicación.

Algunos ciclos están diseñados de forma tal que la concentración de principio activo en cada dosis se mantiene constante para cada anabolizante o andrógeno usado durante todo el ciclo; en otros casos la concentración varía siguiendo un esquema creciente, decreciente o combinado, estos son los conocidos ciclos piramidales.

Pirámide creciente
Consiste en aumentar progresivamente la cantidad de anabolizantes a lo largo de ocho a doce semanas. Se basa en el hecho de que el organismo se adapta al principio activo y los efectos anabólicos son cada vez menores. Tanto el límite como la combinación de los diferentes principios activos los decide el usuario. Al finalizar el ciclo debe hacerse el postciclo o terapia hormonal para reactivar las funciones normales a nivel testicular e hipofisario.

Pirámide decreciente
Consiste en comenzar con una dosis elevada y disminuirla progresivamente a lo largo del ciclo. Se pretende lograr un efecto máximo al principio y luego, al ir disminuyendo la dosis, permitir una progresiva reactivación de los sistemas propios de producción de testosterona, con lo cual al finalizar el ciclo no es necesario el postciclo o seguir una terapia reactivadora.

Pirámide creciente-decreciente
Consiste en comenzar con una dosis pequeña y aumentar progresivamente la cantidad, hasta un pico máximo para luego comenzar una fase de descenso. Esta forma de ciclar resume la estrategia de las dos formas anteriores de pirámide.

Mas información: ¿Cómo se usan los esteroides anabólicos?

38 comentarios

  1. alejandro

    Hola yo tengo una duda empezare a tomar clembuterol y no se cuanto tiempo lo pueda tomar o s ocupo algun otra cosa para mejores resultados y sin dañar mis higados y riñones

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.