Tormentas… qué no hay que hacer

Hablábamos en la anterior entrada de la sección de deporte del blog de una serie de instrucciones o recomendaciones a seguir en caso de encontrarnos con una tormenta durante una ascensión o una salida por la montaña.
Ahora me quiero centrar en algunas consideraciones básicas que jamás debemos hacer en esa situación. Hay que recordar la importancia de una buena prevención y sobretodo darnos cuenta de que la única forma de eludir una tormenta es no salir del coche al llegar a nuestro punto de ascensión y mirar el cielo.
Pero como nuestras ganas de montaña muchas veces superan nuestro nivel de objetividad, aquí van algunos tips importantes qué jamás debéis hacer en caso de veros envueltos por una tormenta:

  • Estructuras metálicas: Aléjate de ellas, jamás te cojas de ellas, te pongas cerca de ellas, bajo ellas, vamos… ¡aléjate!
  • Humedad: Busca zonas secas, que no estén húmedas. Aléjate de nuevo de ríos, barrancos, piscinas o cualquier cosa similar.
  • Mantenerse de pie en un lugar sin protección: No hace falta mencionar que las cumbres son el lugar idónea para que caiga un rayo, y si hay una cruz metálica en la cima aún más probable. Nada de arboles aislados, planicies elevadas.
  • Puertas y entradas: No hay nada peor que quedarse en la entrada de una cueva o en la puerta de una casa, incluso apoyado felizmente en una ventana de cabaña: nuestro cuerpo hará de arco voltaico y conseguiremos ser un cuerpo de conducción de cualquier descarga.
  • Abrir puertas y ventanas: No habrás la ventana de tu coche, ni tampoco la puerta de la casa donde estés. Es mejor todo cerrado.
  • Animales: La piel de muchos animales se electrifica fácilmente, es mejor alejarse de rebaños de ovejas, son altamente peligrosos y atraen a los rayos. De igual forma, tampoco montes a caballo (descabalga).
  • Objetos metálicos: Sabemos que tienes cariño a tu piolet, pero jamás lo portes por encima de la cabeza, puede ejercer de pararrayos, de igual forma, disminuye los elementos metálicos, algunas cantimploras lo son, deberás lanzarlas rápidamente.
  • Por último, una vez me encontré con un chico que se dedicó a ir en bicicleta en medio de una tormenta, por supuesto no creo que nadie se le ocurra, pero por si acaso aquí queda dicho.

Como veis, muchas de las recomendaciones son de sentido común, pero otras, como alejarse de puertas y ventanas, muchas veces no son seguidas por los montañeros, y conducen a grabes problemas.

Si deseas leer más artículos parecidos a tormentas… qué no hay que hacer te recomendamos que entres en nuestra categoría de De Invierno o nos leas en Facebook, Google+ o Twitter.

Comenta, opina, pregunta sobre tormentas… qué no hay que hacer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe tu respuesta para que todos podamos aprovecharla.
Sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así; como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos.