• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Al llegar a fin de año toca hacer un listado de todas aquellas grandes situaciones que hemos vivido en este año, y que serán las que queden en la retina de muchos, incluso serán, aquellas que nos haránm recordar con nostalgia este año.

Pero lejos de todo esto, tenemos las situaciones divertidas que nos harán reír dentro de muchos años recordando esos momentos. Empecemos con algunas de ellas:

El pulpo Paul: Entre el misticismo, realidad o ficción, el pulpo Paul ha sido uno de los elementos más divertidos de este verano. Se trataba de un pulpo alemán, que tenía la supuesta habilidad de poder escoger entre dos banderas la que correspondía al ganador de un partido del mundial. Según sucedió, todo el torneo estuvo acertando, incluso la final. Los seguidores españoles llegaron a pedir que lo trasladaran a España. Lamentablemente, en diciembre, este bonito animal nos dejó, sin saber si tenía esos mismos poderes para la Copa de Europa

Curiosidades deportivas del año 2010 1Gasol ya es un actor: Todos conocemos las habilidades en la cancha del jugador de basquet de Sant Boi de Llobregat Paul Gasol, pero también nos demostró su pericia en la pequeña pantalla, actuando en un capítulo de la famosa serie norte-americana CSI. Pau demostró en su pequeño pinito que tiene potencial también fuera del deporte.

Unos islandeses famosos: El fútbol islandés se hizo famoso en toda la red, gracias a una serie de celebraciones de goles que hicieron unos hasta el momento desconocidos jugadores islandeses de fútbol. En ellas hacían todo tipo de representaciones varias. Sin esperarlo, fueron uno de los fenómenos más seguidos de toda la red. A ellos debemos que en todo el globo, los equipos modestos de fútbol estén realizando cada vez celebraciones más originales.

Los pechos de Simona Halep: Esta jugadora de tenis también muy desconocida, entró en la palestra informativa por someterse a una operación de reducción de pechos, para así, poder jugar mucho más cómoda al tenis. Sin duda, un ejemplo a tener en cuenta.