• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Con el aumento de la duración de vida, y la necesidad de bienestar y de aparentar una mejor figura, los hombres desean mantener su juventud lo máximo posible. El hombre cuida su salud, pero también su apariencia. Al igual que el uso de cosméticos de belleza, la cirugía estética se ha asociado durante mucho tiempo a una cirugía estética exclusiva para la mujer, pero cada vez hay más hombres en demandar ciertas intervenciones estéticas, como las que realiza el cirujano plástico Mario Secorun.

La motivación principal del hombre para pedir una intervención de cirugía plástica es idéntica a la de la mujer: conservar la juventud de su apariencia.

La liposucción

La liposucción es la primera intervención quirúrgica del mundo. Consiste en retirar las grasas rebeldes para afinar la silueta. La liposucción también se denomina lipoaspiracion, y suele ser la opción más eficaz para desprenderse de los excesos de grasa que normalmente no desaparecen con un régimen clásico.

También permite remodelar la silueta aspirando la acumulación de grasa en zonas específicas, como demuestra la labor del Dr. Mario Secorun, director de la Unidad de Cirugía Plástica de la Clínica HLA Montpellier de Zaragoza. (https://www.youtube.com/watch?v=DRCvGCalA_A)

Pectorales

En el hombre, este almacenamiento de grasa se localiza habitualmente a nivel del abdomen, de los michelines, de los senos y del cuello, mientras que en la mujer, se encuentran en los muslos, las caderas, los glúteos, las rodillas y las pantorrillas. Todas estas zonas se pueden tratar por liposucción. A pesar de que esta operación consigue mayor armonía en las líneas del cuerpo, en ningún caso se trata de un tratamiento contra la obesidad. La liposucción siempre es un complemento a un buen régimen.

La rinoplastia

La rinoplastia es una de las operaciones de estética más demandadas entre los hombres, puesto que las demandas de intervención plástica se han multiplicado por 2 en los últimos años.

La rinoplastia es la intervención que más ha progresado en los últimos 10 años. La vía abierta permite, a través de una minúscula cicatriz localizada sobre la piel, entre las fosas, tener acceso a la punta de la nariz, pero igualmente al tabique. Esto permite gestos más precisos, más seguros y además esta cicatriz es prácticamente invisible tras un mes después de la operación.

La ginecomastia

La ginecomastia se define por una hipertrofia del pecho del hombre. Este aumento del volumen de la glándula mamaria corresponde a una hiperplasia unida o bilateral. La ginecomastia puede presentarse de forma simétrica o no.

El desarrollo de la glándula se caracteriza por una consistencia firme al tacto. En una persona normal, la glándula mamaria existe pero está definida por un simple bulto mamario. El hombre que sufre una ginecomastia, presenta una glándula mamaria densa y su desarrollo se concentra alrededor de la aureola. La cirugía consiste en la escisión de la glándula mamaria.

Conviene diferenciar los tipos de ginecomastia de la adipomastia, también llamadas pseudo o falsa ginecomastia. La adipomastia se caracteriza por una acumulación de grasa no centrada sobre la aureola e instalada en el conjunto del seno. La consistencia al tacto es blanda e insensible. La cirugía consiste en retirar el exceso de los componentes grasos a través de una lipoaspiración o liposucción.

Torso

La abdominoplastia

Al contrario de la forma de una mujer, que presenta una silueta ginoide, el hombre tiene tendencia a una morfología androide, donde el cuerpo es masivo en la parte superior. La silueta masculina tiene la particularidad de acumular la concentración de grasa a nivel de los senos, de los michelines, de las caderas, del abdomen, y sobre todo del vientre. Para desprenderse de sus genes, los cirujanos especialistas han creado la abdominoplastia masculina.

Gracias a la revolución de las técnicas operatorias de los años 70, los especialistas han conseguido crear la abdominoplastia. Se trata de una operación quirúrgica que permite eliminar los excesos de grasa resultantes generalmente de una acumulación de obesidad que no se quema a través de los regímenes alimenticios de adelgazamiento o del deporte físico.

Para poder desprenderse totalmente de esta acumulación y afinar la silueta, la liposucción del vientre permite retirar eficazmente los excesos superfluos de grasas resistentes. Además de los factores relacionados con la obesidad, la edad también contribuye a la acumulación de grasa en el vientre.

Los hombres más jóvenes, a partir de los 40, pueden someterse a una operación de abdominoplastia. La intervención quirúrgica suele ser un éxito y aporta un confort muscular abdominal gracias a la reserva de los músculos del gran recto del abdomen. La abdominoplastia actúa a la vez como una liposucción o como un lifting del vientre, eliminando los excedentes de piel después de la operación.

El lifting facial

El lifting facial tiene cada vez más adeptos entre los hombres. Normalmente los hombres mayores de 50 años desean tener un rostro mucho más rejuvenecido. El lifting permite corregir el óvalo facial que ya está cansado y tensar el cuello relajado. La piel del rostro del hombre es más gruesa y sus excedentes son mayores que en la mujer.

Las cicatrices detrás de la oreja son más largas. Además, la piel del rostro y del cuello está recorrida por folículos pilosos, por lo tanto conviene utilizar técnicas particulares para evitar que el vello vuelva a crecer sobre la oreja, o por detrás de la oreja a nivel del cuello.

El lifting facial pretende por tanto eliminar los excedentes de piel relacionados con la edad, y reestructurar el volumen. El lifting facial de hoy en día no se contenta únicamente con volver a tensar la piel. Igualmente tensa los planos musculares subyacentes, y da volumen allí donde es necesario, a través de la lipoestructura.