• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hoy en la sección de prevención vamos a hablar sobre un tema algo delicado, que es la salud de tu corazón. Aunque parezca mentira, el corazón es uno de los órganos que nos dan más pistas para saber si está enfermo o no, y en este sentido, por tanto, si sabemos detectar estas pequeñas molestias y señales, podemos salvarnos de una buena, tanto nosotros como todos aquellos que están en nuestro entorno, situación que seguro que a todos nos gustaría.

Por ello, son algunos pequeños detalles los que debemos controlar para saber si el corazón está enfermo, una vez dominados o más bien detectados, debemos acudir a un especialista de forma totalmente inmediata, antes de que vaya a más, ya que en el fondo, son los médicos los que deben tratarnos. De igual forma, tampoco se trata de cundir con pánico a cualquier persona de nuestro entorno, en el sentido que son solo señales, pero tampoco debemos caer en una obsesión continúa.

  • dolencias que nos indican problemas en el corazónLas arterias se bloquean y no reciben oxigeno, de golpe notamos una sensación como de mareo, de cansancio, de falta de aire, incluso desmayos. Esto es una señal que suelen tener el 40% de las mujeres.
  • Los dolores de cuello también son un signo, no se trata de la típica molestia muscular habitual, hablo de estirones y de notar dolor en toda una zona, no punzadas o lugares concretos.
  • Los depósitos de grasa en las arterias pueden cortar o reducir el suministro de sangre hacía el corazón. Esto provoca dolores estomacales varios, indigestiones o incluso náuseas de todo tipo.
  • Dolor que se extiende por toda la mandíbula hasta llegar a la oreja, no solo es una infección, también puede ser un dato a tener en cuenta para saber que tu corazón está enfermo.
  • Una última podrían ser los problemas sexuales, por ejemplo la disfunción eréctil.

Por supuesto, si notas alguno de estos estados, no quiere decir que esté el borde de un ataque cardíaco, pero si que podría estar bien acudir con la máxima diligencia a un médico, para que haga las pruebas que crea convenientes, a fin de salir de la duda.