Correcta alimentación para físicoculturistas

El principal interés de quienes comienzan a practicar el físicoculturismo, radica en conseguir músculos más grandes y sobretodo fuertes.
Para esto, es indispensable acompañar el ejercicio con una rutina alimenticia que aumente los niveles calóricos y de grasas.
Es un verdadero mito el de creer que esa dieta debe basarse sólo en arroz y pollo. Esos alimentos no llegarían a aportar el contenido calórico necesario que complemente el desgaste físico que realiza un físicoculturista.
Correcta alimentación para físicoculturistas 1Consultando antes con tu médico y con la opinión además de tu entrenador, deberás fijar primero una meta, que sea acorde a la masa corporal que posees actualmente.
De todos estos factores dependerá la carga alimenticia que aportes a tu dieta y la meta que tengas que alcanzar cada semana, para que no perjudique tu salud.
Antes de comenzar este nuevo plan, procura tener acceso siempre a la misma báscula para controlar tu peso de manera regular.
Es importante que lo hagas cada semana, y en las mismas condiciones, es decir, con el mismo peso de vestimenta o calzado, para no confundirte. De esta manera podrás seguir con atención tu progreso, sin obsesionarte buscando resultados diarios.
Ahora en cuanto a la alimentación, es muy importante que cada día realices una ingesta de comida cada dos o tres horas.
Esto te llevará a un total de al menos 6 comidas diarias, y una gran asimilación de calorías y grasas, que a la vez tendrán una correcta asimilación en tu organismo, debido al continuo funcionamiento del sistema digestivo.
Dentro de estas seis comidas, no debes dejar de incluir alimentos como carnes de res, huevos, lácteos enteros, helados, arroz, cereales, frutas, verduras, carnes blancas, pan integral, maní, pescado y pastas.
En varias ocasiones, cocinar estos alimentos fritos será de gran ayuda para ganar masa corporal.
Cómo último consejo, para lograr aún mejores resultados, el consumo de agua es indispensable, sobretodo durante la actividad física de un físicoculturista. Al menos cuatro litros de agua por día, te ayudarán a mantener tus músculos sanos e hidratados.