• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

A la hora de practicar ejercicio físico o realizar algún tipo de deporte, es lógico que los músculos sufran, puesto que trabajan más de lo acostumbrado. Durante el ejercicio, aparecen dolores musculares más o menos rápido en función de la intensidad. En este caso hablamos de sensación de ardor en los músculos afectados por el movimiento. Estas sensaciones son debidas a la acidificación de la sangre, y el organismo tolera difícilmente está bajada del pH.

Normalmente, después de la actividad física es cuando aparecen diversos dolores. Los más conocidos son los calambres y las agujetas. Estos dolores proceden de las microrroturas inducidas por el ejercicio. Habitualmente comienzan al día siguiente del esfuerzo y duran unas 48 horas, el tiempo para que estos residuos sean eliminados por el organismo. Los estiramientos no impiden que aparezcan las agujetas, sino todo lo contrario. El estiramiento de las fibras musculares crea microtraumatismos. Sin embargo, son importantes para evitar la rigidez muscular y conseguir mayor flexibilidad.

Para un análisis completo y profundo de los síntomas que se presentan con ocasión del esfuerzo físico, existe una aplicación gratuita que permite revisar los síntomas que experimentamos en el cuerpo. Se trata de la aplicación Symptoma.es que en realidad es un comprobador de síntomas. A través de una búsqueda concreta de los síntomas que el deportista experimenta, es posible obtener una lista exhaustiva de las causas posibles, y su probabilidad.

Dolores musculares, síntomas y tratamiento 1

Además, los usuarios cuentan con una ayuda inestimable, el chatbot, que sirve para conversar en tiempo real con un especialista que, a través de preguntas y descripción de síntomas, permite conocer mejor el tipo de dolor y, por consiguiente, ofrecer el tratamiento más adecuado. Veamos ahora de qué forma nos ha sido útil la aplicación para presentar el contenido de este artículo:

El dolor muscular

El dolor muscular, igualmente llamado mialgia, es un dolor que se experimenta a nivel de uno o varios músculos. Los movimientos que realizamos conllevan la contracción y el relajamiento del músculo. Por esta razón estos también son responsables de la movilidad del esqueleto.

Los dolores musculares provocados por el deporte pueden ser de dos tipos. Pueden aparecer durante o justo después del esfuerzo, con una sensación de ardor intenso. Estos dolores están provocados por la acumulación de ácido láctico en los músculos, provocando una irritación de las terminaciones nerviosas. Esta acumulación se debe a una producción de ácido láctico superior a la que el hígado puede metabolizar, de tal forma que este ácido láctico se almacena en los músculos. De ahí la sensación de agujetas o calambres que se experimenta en el músculo.

La segunda forma de manifestación es lo que llamamos el dolor muscular de aparición retardada. Este se manifiesta únicamente de 24 a 48 horas después del esfuerzo. Está provocada por microdesgarros en las fibras musculares que dificultan los movimientos. El organismo repara poco a poco estos desgarres y se prepara para un nuevo esfuerzo intenso produciendo fibras musculares suplementarias.

Las causas de los dolores musculares

Los dolores inmediatos están provocados por tanto por la acumulación de ácido láctico, mientras que los dolores musculares de aparición retardada son debidos a microdesgarros en las fibras musculares. Estos desgarros pueden ser el resultado de un esfuerzo demasiado intenso. Otra causa posible es un mal calentamiento. El paso rápido de un lugar caliente a un lugar frío también puede estar en el origen de los dolores musculares.

Dolores musculares, síntomas y tratamiento 2

Los síntomas

Normalmente se experimenta un dolor lancinante en un músculo, acompañado eventualmente de rigidez. El dolor puede aumentar cuando se presiona sobre el músculo. Los músculos afectados dependen de la parte del cuerpo que se ha entrenado y que se ha solicitado en exceso. Los músculos más afectados son los de las piernas, los brazos, y los del vientre.

Prevención de dolores musculares

Realizando correctamente el calentamiento, preparamos los músculos para el esfuerzo que se va a realizar. En otras palabras se acelera la circulación sanguínea, lo que consigue calentar los músculos. De esta forma, se minimizan los riesgos de microdesgarros. Los ejercicios de recuperación después del entrenamiento son importantes, tanto o más que el calentamiento previo. En cualquier caso debemos dejar el tiempo suficiente para que los músculos se recuperen después del esfuerzo. Por eso conviene establecer un periodo de descanso para reparar los microdesgarros musculares.