• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El normcore, es la nueva tendencia que hace su aparición sobre la escena fashion. Se trata de un estilo que pone el acento en la falta de estilo. La palabra clave es que los básicos son de ley. La sencillez de este dress-code es lo que más gusta.

El normcore original

Punta de lanza del come-back de esta tendencia, Gap se reivindica como la marca referente de este look. La norma es el no-estilo. Se dejan de lado las armonías de colores, los materiales demasiado complicados, y la ropa muy diseñada. Se vuelve a lo fundamental de la moda que son los cortes, las formas y los colores básicos. En otras palabras, se saca la ropa del fin de semana para el resto de la semana.

Para ello, se prepara la ropa del día a través de una camiseta azul marino, un pantalón de tela blanca o caqui, para un bonito contraste de colores. El pantalón es de corte estrecho, pero cómodo y casual, con un toque elegante y algo de sofisticación. A nivel de los complementos, todo es sencillo y sin florituras. Un cinturón trenzado beige y unos náuticos de nobuck (con calcetines finos).

El normcore fashion

Al igual que en una buena serie americana, se puede hacer un spin-off del normcore original. Se conservan las mismas recetas que son el éxito de su hermano mayor, pero se añade un toque de novedad para atraer a los aficionados.

Ropa-sportNo cabe duda de que Steve Jobs es una referencia de este estilo. Un jean corte recto, talle bajo más que talle alto, pero sin exagerar, una camisa ajustada, para todo el mundo, unos baskets vintage, y ya tenéis tanto carisma como el gran fundador de Apple. El jean es azul claro o bruto pero sin gastar, y la camisa negra o blanca, con las mangas subidas, mezclando los dos colores para los baskets.

No se llevan complementos, ni otro tipo de accesorios complementarios. Se puede cambiar la camisa por un polo, negro o blanco, por supuesto.

Los principios fundamentales

El normcore es una respuesta a la popularización del hipster. Pero contrariamente a este último, muchas marcas han hecho su referencia. Esta tendencia corre el riesgo de perdurar, o de volver de vez en cuando, por eso conviene establecer bien las bases y las reglas.

Adiós a las formas muy ajustadas y muy pegadas al cuerpo. Se prioriza el confort y la comodidad. La ropa debe estar confeccionada en la medida de lo posible con materiales naturales y permitir su fluidez.

Los colores deben ser los siguientes: blanco, negro, gris, azul. Se pueden introducir algunos toques de violeta o de rosa, pero entonces nos alejamos del espíritu normcore. Finalmente, para los complementos, sólo se admiten los zapatos. Mocasines, náuticos o baskets, y nada de otros modelos.