• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Muy lejos de nuestra mente se encuentra pensar que esta sustancia marrón y volátil proviene de una glándula cercana al área genital del almizclero, una especie de ciervo que habita en las montañas de Asia Central.

Se trata de uno de los componentes más caros del mundo del perfume, junto al esperma de ballena y al ámbar gris que poseen también feromonas.

El almizcle es una nota esencial en perfumería porque posee características únicas tales como la tridimensionalidad y la tenacidad. Asimismo algo en sus componentes se encuentra bajo el efecto de algún maleficio, puesto que si el almizcle es natural, su extracción se da gracias a la muerte de un animal, y si es sintético, por su foto-sensibilidad puede llegar a causar graves daños por acumulación en el ambiente y en el cuerpo.

El almizcle, un estimulante sexual 1Se encuentran tres especies de almizcle repartidos por el mundo oriental: del área de China, de Siberia y de Bengala, en el corazón selvático indio. Se dice que el primero es el mejor puesto que se lo toma en bolsas del tamaño de un huevo de paloma, de 15 a 20 gramos.

Más allá de su amplia utilización en fragancias por su alto contenido en feromonas – el almizcle actúa intensamente en el área olfativa de la nariz, donde se halla el órgano vómero-nasal, fundamental para la excitación sexual – en Persia y el Tibet es usado en comidas por sus propiedades eróticas.

Paradójicamente en perfumería esta sustancia extraída poco más del excremento de un animal, posee notas que rememoran el aroma húmedo y limpio de la piel, recién salida del baño. Estas fragancias frescas son ideales para los hombres y las mujeres que no desean sentirse muy perfumados.

Los perfumes de almizcle más populares en el mundo de las fragancias son: el Trésor de Lancôme, que posee un 21 % de Galaxolide, el Glow de Jennifer López con un 50 % de puro Habanolide, Le Mâle de Jean Paul Gaultier que no tiene más que almizcles sintéticos, y finalmente Narciso Rodriguez for Her ha interpretado fielmente el costado inocente de los almizcles artificiales.