• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Las navidades se acaban, a falta de la noche de reyes y las fiestas locales que vienen relacionadas con la llega de Sus Majestades, se ha acabado el comer de forma desmesurada y de los compromisos familiares que nos impiden mantener una dieta equilibrada o normalizada. Es cierto que la Navidad es quizá la época del año en que más descontrol sufre nuestra dieta habitual, y en la que más azúcar ingerimos sin ni siquiera darnos cuenta. El espejo nos recordará estos días de forma cruel lo malo que son las calorías y los azúcares que hemos ingerido en las diferentes comidas maratonianas de esta Navidad.

Así, que lo primero que debemos hacer para devolver la normalidad a nuestra dieta y a nuestro cuerpo es evitar las calorías vacías y ante todo los altos contenidos de azúcar. Por tanto, eliminar turrones, neulas y todo tipo de dulces de la despensa es una buena idea, y empezar con recetas más saludables también, dando prioridad a las legumbres y los vegetales, más que nada para conseguir limpiar nuestro cuerpo. Sin dejar de lado las frutas, que nos ayudaran a limpiar el cuerpo, y bajar el nivel calórico que tomaremos estos días.

el azúcar en las comidas de navidadPero no hay que pensar que solo el azúcar es el enemigo, también otros hábitos poco saludables son los culpables de esas curvas en el estomago. Por ejemplo el exceso de bebida, tanto gaseosas como alcohol, así como en muchos casos el exceso general en términos de volumen de comida, que aunque parezca mentira es uno de los principales problemas de estas fechas navidadeñas.

En resumen, lo que debemos hacer si no hemos sido especialmente buenos estas Navidades respecto a la comida y el azúcar, es eliminar los bombones y demás dulces de nuestra mesa, y volver a la fruta y los vegetales para que nuestro cuerpo se vuelva a sentir normal, y nuestros altos niveles caloricos  vuelvan a números aceptables.

Sin duda, uno de los propósitos de muchos este principio de año será cuidarse mucho mejor que el anterior y vivir a base de dietas saludables, es un buen propósito, al que os ánimo a sumaros y mantener, hasta que podáis, claro.