• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Fueron sus descendientes indios quienes llevaron a Christian de May a utilizar el saber de sus ancestros para poner a punto una enseñanza moderna del movimiento.

El terapeuta del deporte, cuyo bisabuelo creó la primera misión para los indios de Chile, se interesó por la cultura de los indios de América Central y de América del Sur desde que era muy joven. Christian de May ha puesto a punto sus conocimientos relativos a la fluidez de las energías corporales y su propio saber como terapeuta.

El concepto parece ser diferente y quizás por eso está en plena expansión. Además no es necesario se un squaw para practicar esta nueva tendencia del fitness. Todos aquellos que sufren estrés, los que no aman el deporte, y los menos activos, pueden sacar provecho de la tranquilidad y sangre fría de los indios.

El Indian Balance y el poder de la naturaleza 1Su vida depende de la naturaleza en la que confían absolutamente. Toleran el entorno y viven en armonía con las estaciones, los animales y las plantas. Adaptan de manera extraordinaria su comportamiento y sus movimientos en función del entorno.

Son sus movimientos intuitivos, pero confiados y sobre todo de una extrema elegancia, los que inspiraron a Chistian de May. Introdujo esta perfección del movimiento en occidente, aplicando la filosofía india en el fitness.

Se trata de ejercicios simples, fáciles de ejecutar y concebidos para los puristas, teniendo siempre como referencia la naturaleza. Sus nombres son poéticos, como la mariposa, el conejo, o el arco iris.

Este método de entrenamiento solicita todos los músculos, incluso si los ejercicios dan la impresión de ser sencillos y naturales. Un intercambio permanente entre los movimientos fluidos, las contracciones musculares y el dominio de la respiración forman parte de su característica más importante.

De esta manera, el cuerpo y el espíritu son impulsados al mismo tiempo, y se relajan simultáneamente. Existe una verdadera armonía entre los dos. Entonces se llega a alcanzar un resultado sorprendente: las zonas con problemas como la espalda, el vientre, las piernas y las nalgas vuelven a recuperar su vitalidad y tonicidad naturales. Y todo esto, gracias al poder de la Madre Naturaleza.