• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Todos los alimentos no son iguales. Unos tienen más ácidos, y otros se caracterizan más por su potencial base. Y el régimen ácido-base pretende recuperar el equilibrio, dando prioridad a los segundos y reduciendo los primeros. Veamos la práctica de una dieta que tiene muchos seguidores en todo el mundo.

Desintoxicar el organismo no es algo que se improvise sobre la marcha. Para estar seguros de que os estáis desprendiendo de las toxinas y de los kilos, los especialistas proponen que se siga el método ácido-base: se reducen los alimentos ácidos y se da prioridad a los que contienen un potencial base.

hombre en albornoz desayunandoNuestra alimentación ha evolucionado mucho desde el comienzo. Hoy en día, nuestro cuerpo no se adapta a ciertos productos grasos, con demasiada azúcar, o muy refinados. Ciertos alimentos llamados ácidos pueden provocar algunos desequilibrios, concretamente favoreciendo la aparición de radicales libres, nocivos en exceso para el organismo.

Por el contrario, otros alimentos llamados básicos tienen un potencial protector. Esquemáticamente, los cereales refinados o la carne roja son productos ácidos, mientras que la fruta y las verduras son base.

El equilibrio alimenticio

La regla de oro es el equilibrio: no se trata de eliminar toda una categoría de alimentos considerados como ácidos, puesto que estaríamos provocando una carencia. Sin embargo, se deben equilibrar los productos ácidos con alimentos base, en función de esta proporción: 70% de productos base y 30% de productos ácidos. De esta forma se puede comer carne roja, si la acompañáis con verdura, o queso con ensalada.

Lo ideal es respetar la proporción del 70% – 30%. En cualquier caso, no olvidéis que el equilibrio se realizar a lo largo de varias comidas al día, y no en una sola. Siempre se puede recuperar un exceso en otra comida más equilibrada.

Por lo tanto, no es cuestión de demonizar ningún alimento: nada está prohibido, lo importante es el equilibrio y la compensación. De forma general, lo ideal es servirse en el plato un 70 % de alimentos base, y un 30% de alimentos ácidos.