• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Muslos firmes y tonificados es el sueño de muchas mujeres, piernas fuertes, musculosas y potentes el de los hombres; el entrenamiento de los muslos va mas allá de machacar los cuádricpes.
Para endurece la parte interna del muslo usa la máquina de aductores o sus variantes de pie, tonificarás la cara interna de los muslos y dependiendo de la intensidad de tu entrenamiento podrás lograr piernas más estilizadas, fuertes o musculosas.
Este ejercicio permite desarrollar los músculos aductores del muslo, aquellos que permiten atraer la pierna hacia el centro, situados en la zona interna de éste: pectíneo, recto interno, aductores mayor, mediano y menor.
Ejecución
Una vez elegido el peso de trabajo y seleccionada la amplitud de recorrido que se desea, hay que sentarse de forma que se asegure un correcto apoyo de la zona lumbar.
El cuerpo debe fijarse correctamente al sujetarse con las manos en las asas o agarres que normalmente existen a los lados, si no las hubiera debe recordarse que no es recomendable realizar movimientos de balanceo con el tronco.
La amplitud de recorrido será aquella que proporcione una suave tensión en la fase de estiramiento, teniendo en cuenta que si se va más allá del arco de movimiento en el que se está acostumbrado a ejercitarse pueden producirse roturas fibrilares.
Aductores en máquina específica

Existen otras variantes cuando no se dispone de esta máquina o se pretende diversificar los ejercicios: con cables en polea baja o con máquina colocado de pie.
Deben tenerse en cuenta las siguientes apreciaciones genéricas para ambas variantes:

  1. Cuanto más arriba, dentro de lo posible, esté el apoyo de la correa o de la almohadilla más seguridad tendrá el ligamento lateral interno de la rodilla y los meniscos. Si además se tiene la rodilla ligeramente flexionada se conseguirá una distensión de los ligamentos laterales de la articulación, evitándoles estrés y disminuyendo el riesgo de lesión.
  2. La rodilla de la pierna de apoyo no debe bloquearse.
  3. El tronco permanecerá durante la realización del ejercicio estable y lo más vertical posible, apoyándose, si es factible, con las manos en algún tope o asa.

Aductores con polea baja