• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

En este artículo vamos a detenernos en una dieta dirigida a aquellos pacientes que poseen enfermedades gastrointestinales, que se recuperan de una cirugía, o para aquellos que se les complica deglutir.

Se llama la dieta blanda justamente porque se basa en alimentos de fácil digestión, tales como los líquidos, las frutas y las verduras. Estos productos provocan un esfuerzo mínimo en el aparato digestivo y muy pocas veces necesitan de un complemento vitamínico. ¿Pero en qué casos es importante recurrir a este tipo de dieta?

En general la dieta blanda está indicada principalmente en casos de gastritis, colitis, úlcera, cáncer, dificultades mecánicas, cirugías, demencias degenerativas (como el alzheimer), litiasis renal (cálculos en los riñones o vías urinarias), hepatitis, entre otros.

Asimismo se puede implementar en aquellos pacientes que deben alimentarse mediante sonda, aquellos a cuyo sistema circulatorio se le suministra nutrientes, y para las personas que pueden alimentarse por su propia cuenta o por sonda.

La dieta blanda para comenzar la semana 1¿Cómo se deben preparar los alimentos para esta dieta blanda que proponemos?

Es fácil, los productos deben cocinarse a la plancha, al vapor o al horno, incorporando una ínfima cantidad de aceite. Se deben emplear muy pocas especias y condimentos, todo dependerá de la tolerancia de la persona, y por supuesto, se dejarán de lado la pimienta, el chile, el pimiento morrón y especias.

Respecto a los líquidos, es recomendable excluir el café, el té negro, el chocolate y las bebidas gaseosas.

A continuación te mostraremos un plan de dieta blanda en base a líquidos claros, para que tengas una idea de lo que se incluye.

Para el desayuno se debe consumir una taza de jugo de manzana diluido al 50 %, una taza de té de hierbabuena con azúcar, y una taza de gelatina.

media mañana se ingiere una taza de té de manzanilla con azúcar , y durante el almuerzo una taza de consomé de pollo sin grasa, una taza de agua de jamaica, una taza de gelatina de limón, y un té de hierbabuena al gusto.

A media tarde es fundamental consumir agua de limón a gusto. Y para la cena repetir la taza de consomé de pollo sin grasa, y agregar una taza de agua de jamaica, una taza de gelatina de limón, y té de azahar a gusto.