• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La uva es una fruta rica en azúcares, posee un alto valor calórico, unas 60 calorías por cada cien gramos para los frutos frescos y más de 260 calorías para la misma cantidad de uvas pasas; tiene escasas proteínas, apenas grasas, algo de fibra, calcio, hierro, magnesio, fósforo y bastante potasio. También posee cantidades mínimas de sodio, carotenos y vitaminas C, grupo B y ácido fólico.
Desde el punto de vista dietético es una de las frutas más energéticas y útiles, ya que representa un combustible directo para el cerebro, pero está contraindicada para los diabéticos debido a este alto contenido de glucosa.
Tampoco es la fruta ideal para los obesos por su elevado aporte calórico, en cambio es un alimento muy adecuado para niños y ancianos, dada la rápida asimilación de los azúcares y su fácil aprovechamiento.
uvasLa uva presenta interesantes virtudes para el cuidado de la salud, las investigaciones indican que tanto la uva como el vino poseen sustancias llamadas fitoquímicos, cuyos efectos son preventivos del cáncer y de enfermedades cardiovasculares.
Uno de estos fitoquímicos es el resveratrol, presente principalmente en el hollejo de la uva, en especial en la variedad moscatel, aunque también en los vinos tinto, rosado y blanco. Además se puede obtener de los maníes y la mora, entre otros frutos.
Otro de los fitoquímicos de la uva son los flavonoides, que pueden reducir la actividad de las plaquetas o células sanguíneas que intervienen en el proceso de la coagulación.
Asimismo, la uva constituye una buena barrera contra la caída del cabello. Las semillas de uva son ricas en unos compuestos llamados proantocianidinas, que ayudan a vencer a la dehidrotestosterona, la hormona que detiene el crecimiento del cabello. Como habrá seguramente pocos que gusten comer las semillas, se puede optar por tomar su extracto en forma de suplemento.
Entre los múltiples beneficios de la uva destaca su poder antioxidante que previene el envejecimiento prematuro de las células, además de proteger contra el cáncer, ayudar a regular la concentración de colesterol sanguíneo y contribuir a regular la presión arterial.