• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Nada más comentarle a una amiga que tenía pensado dedicarle una entrada al bueno de Matthew McConaughey, imagen desde hace un par de años del perfume The One For Men de Dolce & Gabbana, la pobre quedó envuelta en un estado cercano a la catatonia, sin hacer nada más que suspirar. Eso despierta la curiosidad en cualquiera.
¿Qué tiene este tipo que no tengamos el resto de los mortales? Vamos a analizarlo, suspiro a suspiro.
Suspiro 1. Lo que hago es sólo una parte de lo que soy.
Las claves del éxito según Matthew McConaughey 1
Además de una carrera como actor, de la que puede ser más que discutible la calidad de algunas de sus películas, McConaughey no abandona su faceta como productor cinematográfico y musical.
El detalle es que D&G no lo ha escogido como imagen de su perfume para hombres por su trabajo, ni mucho menos. Lo ha elegido por esa imagen de guapo sanote y simpático, juerguista amante de la buena vida que presume, con discreción, de sus conquistas.
La lista no está nada mal, Penélope Cruz y la brasileña Camilla Alves son dos de las representantes.
Suspiro 2. No tengo miedo a cambiar.
Matthew McConaughey siempre había alardeado de no utilizar desodorantes o colonias. Su olor era el que era, y al que no le gustara, ya sabía lo que tenía que hacer. Sin embargo, no hubo pánico al cambio una vez que la fragancia de D&G entró en su vida, acompañada de buen puñado de dólares, suponemos.
Lo esencial, para el actor estadounidense es elegir un producto, un perfume, en este caso, con el que uno se sienta cómodo. Si a él le gustaba la ropa de la firma italiana, ¿por qué no arriesgarse con su fragancia?
 
Suspiro 3. El cuerpo, y la imagen, no se mantienen solos.
Está claro que para ser el rostro, el cuerpo, de una marca tan importante como Dolce & Gabbana, no basta con la personalidad, por muy arrolladora que esta sea.
Matthew McConaughey representa la vida de esos tipos afortunados que pueden levantarse a los 11 de la mañana para ir a hacer surf y terminar, bien entrada la madrugada, en una fiesta elegante.
Sin embargo su apariencia no es la de alguien que desprecie los horarios y las rutinas. El actor afirma que se cuida bastante, pero esos cuidados van más allá de ir al gimnasio. Su dieta es 100% orgánica, bebe mucha agua y practica más de un deporte. Natación, golf, pesas e incluso una buena sesión de baile. Lo importante es mantener el cuerpo dentro de un buen nivel de actividad, para mantenerlo vivo.
Pues sí, está claro el planteamiento del señor McConaughey: actitud, imagen y cuidado personal, las claves del éxito en la vida desde su punto de vista. ¿Servirá para el resto de los mortales? Yo creo que sí, pero, como con todo, hay que aplicarse.
Bueno, al menos mi amiga ya ha salido de su catatonia, pero he tenido que esconder la foto de Matthew McConaughey para que no se repita el efecto.