• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Anteriormente hemos visto algunos consejos para iniciarnos en el entrenamiento pliométrico, pero nuestra descripción no estaría completa, si no hiciéramos una pequeña lista de consideraciones y problemas derivados de este tipo de entrenamiento.
No es que sea por él mismo complejo o peligrosos, ni mucho menos, simplemente que como todo entrenamiento especifico, tiene sus peculiaridades, también en el apartado de prevenciones de lesiones.
Lesiones en el entrenamiento pliométrico 1Antes de empezar, recordaros que no todos los tipos de entrenamiento son recomendables para todas las personas, ya que a partir de nuestras características físicas previas, puede no resultarnos del todo adecuado. Por ejemplo, en este tipo de entrenamiento el peso es una consideración a tener muy en cuenta, ya que si tenemos un elevado peso podemos hacer sufrir a nuestras articulaciones (sobretodo rodillas) de una forma desmesurada.
A la vez, esta lista también puede resultar útil para todos aquellos que ya tengan algunos problemas físicos, y que no arriesguen su salud por cambiar de entrenamiento. Aunque tampoco es un entrenamiento con mucho riesgo de lesión, y menos realizándolo en espacio controlado.

  • Todos aquellos menores de edad es mejor que se orienten hacía otros entrenamientos, en especial la iniciación deportiva y refuerzos de la motricidad.
  • Tampoco es recomendable para todos aquellos que no tengan una resistencia suficiente adecuada, de igual forma, dependiendo de nuestro peso tampoco es algo recomendado.
  • Como todo buen entrenamiento, un calentamiento y estiramiento previo es vital, aquí aún más, por el gran número de articulaciones que ponemos en juego.
  • La amortiguación es necesaria, tanto en el calzado como en el espacio que utilicemos.
  • No sobrepases los 20 minutos por sesión, y las dos o tres sesiones semanales. No se trata de matar al cuerpo

Por último, recordar que todo ejercicio debe hacerse de forma correcta y siempre con prevención, tanto estos como cualquier tipo, ya que de esa forma nos ahorraremos cosas como calambres, lumbagos, dolores de rodillas, y todas las lesiones derivadas de una práctica deportiva indebida.