• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Karl Lagerlfeld ha vuelto a dejar al mundo con la boca abierta al presentar una sublime campaña para la temporada otoño- invierno 2010- 2011. El calentamiento global y su grave consecuencia, el deshielo, sirvieron de punto de partida para reivindicar a la firma en París.
Para representar los efectos del calentamiento global, la firma llenó el escenario con grandes bloques de hielo, que hicieron una perfecta combinación con el techo acristalado del Grand Palais, donde el modisto alemán gusta presentar el prêt-à-porter de Chanel.
También cabe resaltar la presencia de Baptiste Giabiconi, el modelo fetiche de Chanel, que ha aparecido en el desfile haciendo gala de su porte.
En la colección, inspirada en la “Era glacial”, se pueden apreciar prendas que hacen referencia al abominable hombre de las nieves, algo no muy ponible para estos tiempos.
Sin embargo, Chanel logró deslumbrar en las pasarelas parisinas con el desfile de hombres enfundados en abrigos de pelo, algo muy necesario para soportar las duras condiciones del frío ártico.
Abrigos largos en tonos negros y blancos dan el toque especial a los looks monocromáticos de la colección. Aunque también el director creativo Kart Lagerfeld supo utilizar, en combinaciones con el color hueso, el gris y el celeste hielo. Y por supuesto, la presencia de los colores tierra no podían estar ausentes.
Algo para destacar y que guarda relación con esta reivindicación ecológica, es la apuesta de Chanel por los tejidos sintéticos de gran realismo y similitud con las pieles naturales.
Todas las prendas poseen una textura espesa y mucho cuerpo, para recrear los rústicos atuendos de los hombres prehistóricos; además se acompañan de botas de pelo, un detalle repetido en puños y solapas.
A pesar de lo ecléctico de la colección, se pudo percibir un dejo de la elegancia clásica propia de Chanel, en los sacos de corte entallado y cuello redondo, y en el corte perfecto de sastrería de todas las prendas.
No debes perderte esta colección que, a pesar de su extravagancia y pomposidad, guarda un mensaje importante de fondo: el cuidado de nuestra madre tierra.

Colección de Chanel otoño- invierno 2010- 2011