• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El MilestonePod es un pequeño aparato que se anuda al zapato y os permite saber en qué momento se debe cambiar de calzado. Cuando se corre, se aconseja cambiar de calzado cada 560-885 kilómetros. Un gadget llamado MilestonePod se encarga de advertir al usuario el momento de realizar este cambio.

Cambiar de calzado de forma regular

No se trata de razones estéticas las que impulsan a los corredores a cambiar regularmente de calzado, sino razones preventivas. Incluso si vuestros zapatos todavía parecen que están nuevos, el hecho de correr con cierta frecuencia desgasta el material y termina por deteriorar el mantenimiento y la protección que todo calzado debe proporcionar. La reducción de la absorción de los golpes conlleva normalmente a posibles torceduras del pie.

El funcionamiento del MilestonePod

Este pequeño aparato se anuda fácilmente al calzado y da la distancia recorrida. Una conexión USB permite poner el contador a cero y volver a comenzar con un nuevo par de zapatos. Además, los corredores pueden utilizarlo para almacenar ciertas informaciones de urgencia (como el grupo sanguíneo, la persona de contacto en caso de accidente) a las que se puede acceder conectando el aparato o cualquier lector de USB.

CalzadoFrente a los accidentes y traumatismos diarios que sufren los pies, una serie de enfermedades relacionadas con la postura pueden aparecer si no vais bien calzados. Según los especialistas, 120000 km son los que se recorren de media cuando se llega a los 50 años… 1/3 de la distancia de la tierra a la luna. Impresionante, ciertamente, pero el calzado debe reemplazarse cada 650 km.

Con el fin de controlar que no os paséis de este límite de vida de los zapatos, el accesorio MilestonePod ha sido inventado para que hagan el trabajo en vez de vosotros. El contador se engancha sobre los cordones o directamente en el zapato y os informa del número de kilómetros que lleváis recorridos.

Todavía se trata de un proyecto, y el gadget debería costar unos 15 €. Los creadores han puesto el acento en un público más bien deportista. La empresa busca actualmente a posibles inversores para que el proyecto pueda algún día ver la luz, y sea un aparato accesible a cualquier usuario preocupado por sus pies, y por su calzado.