• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El pasado domingo 23 de enero moría Jack Lalanne, un auténtico icono americano de la cultura física. Su muerte se produjo en Morro Bay, en California, donde tenía su domicilio particular, y las causas se debieron a una insuficiencia cardiorespiratoria. Lalanne tenía 96 años.

Lalanne fue el fundador del primer club de fitness del país, en Oakaland, en 1936, y se pasó prácticamente toda su vida predicando el culto al cuerpo a través de vídeos, libros, tanto a nivel nutricional como a nivel del esfuerzo físico.

Muere Jack LaLanne, el último de los grandes del fitness 1Durante más de 35 años sus sesiones de fitness fueron televisadas a través del programa «The Jack Lalanne Show» donde el eminente bodybuilder, a pesar de su edad, seguía ofreciendo consejos y métodos para mantener un cuerpo siempre en forma. Su último libro, publicado con 95 años lleva por título «Live Young Forever», es decir «Vivir eternamente joven».

El secreto de Jack Lalanne

El régimen de vida de Lalanne explica posiblemente su longevidad, y cómo pudo mantenerse en esa forma de vida tan estupenda hasta que la muerte le venció el pulso definitivo.

Lalanne establece para cada día una rutina basada en dos horas de levantamiento de pesas, seguidas de una hora de ejercicio de natación. El régimen alimenticio contempla la ingesta de grandes dosis de vitaminas, de la A a la Z, al igual que minerales y enzimas.

La dieta de Lalanne comienza por 50 gramos de proteína de soja. No se trata de un régimen exclusivamente vegetariano, puesto que también incluye pollo, carne roja, y azúcar blanco. La mayoría de las proteínas las obtiene de la clara del huevo, de la soja, y del pescado, tomado de vez en cuando.

En cuanto a los cereales, Jack Lalanne se decanta por granos normales como el arroz integral y el trigo integral. De igual modo, el bodybuilder recomienda comer al menos diez clases diferentes de verduras frescas todos los días. Y como nota curiosa conviene destacar el no comer nada entre comidas, ni después de las nueve de la noche.