• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La obesidad es un exceso de peso que amenaza la salud a corto y largo plazo. A pesar de la buena voluntad de cada persona, no siempre es fácil afrontar este problema, justamente porque afecta al campo de la salud, pero también al propio bienestar personal. El tratamiento de esta enfermedad requiere una intervención global, integrando tanto el aspecto psicológico, los tratamientos medicamentosos, y la posibilidad de la cirugía. La consulta médica es un paso obligatorio para comprender bien los resultados que se pueden obtener a través de una eventual intervención.

Obesidad mórbida y cirugía 1
Hoy en día la obesidad adquiere proporciones verdaderamente epidémicas. Esto se debe a muchos factores, a la vez genéticos, del entorno, psicológicos, endocrinos, metabólicos, culturales y sobre todo socio económicos. El grado de obesidad se define por el índice de masa corporal IMC que corresponde a la siguiente fórmula: peso en kg por tamaño en m2.

Hablamos de obesidad cuando el IMC alcanza los 30 kg/m2 y de obesidad mórbida a partir de los 40 kg/m2. Justamente en esta última categoría, difícilmente accesible con solo tratamientos dietéticos o medicamentosos, es cuando más necesario es recurrir a la cirugía como única solución.

Perder peso con la cirugía

Existen dos tipos de cirugía: plástica y digestiva. La cirugía plástica obtiene resultados en función de un modo operatorio conocido. Se trata de retirar directamente el exceso de grasa con ayuda de un bisturí o por liposucción. Se pueden tratar diferentes zonas del cuerpo: glúteos, muslos, vientre, etcétera. Por desgracia, la obesidad a veces responde mal a los tratamientos convencionales, pero el Instituto Quirúrgico Lacy (IQLacy) del Hospital Quirón salud Barcelona utiliza técnicas quirúrgicas avanzadas beneficiosas para los pacientes.

La cirugía del estómago, llamada por tanto cirugía digestiva, está compuesta principalmente de cuatro intervenciones diferentes.

En función de las características personales de cada enfermo, se puede aplicar un tipo u otro de intervención quirúrgica. Hoy en día las intervenciones quirúrgicas se hacen lo menos invasivas posible, a través de laparoscopia.

Las 4 cirugías primarias que hoy en día se practican en el Instituto Quirúrgico Lacy son:

  • Gastrectomía vertical/gastroplastia tubular/manga gástrica/sleeve gastrectomy.
  • Bypass gástrico.
  • Cruce Duodenal/ Switch duodenal.
  • Bypass duodeno-ileal en una sola anastomosis (SADI-S).

Riesgos de la obesidad mórbida

Obesidad mórbida y cirugía 2
Los riesgos de mortalidad aumentan cuanto mayor, precoz y más severa es la obesidad. Los riesgos de enfermedades asociadas dependen de la edad y de las patologías de cada enfermo:

  • Diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión arterial.
  • Problemas respiratorios y concretamente apnea durante el sueño.
  • Problemas reumatológicos a nivel de las caderas, las rodillas y la columna vertebral.
  • Problemas de metabolismo, concretamente de lípidos sanguíneos.
  • Anomalías hormonales.
  • Cálculos de la vesícula biliar.
  • Problemas venosos y de piel.
  • Riesgos más importantes en caso de operación quirúrgica.

Repercusiones sociales y psicológicas

Desde un punto de vista psicológico y social, la obesidad representa una molestia funcional en la vida de todos los días. Crea dificultades para encontrar trabajo e incluso invalidez por razones médicas. Hablamos de una fuente de discriminación social en el adulto pero también en los niños, y normalmente suele provocar depresión.

En resumen

La cirugía bariátrica ocupa un lugar preponderante en el tratamiento del paciente obeso diabético de tipo 2, cuando han fracasado otro tipo de soluciones. La mejora metabólica es el resultado no solamente de la pérdida de peso y de la reducción de la insulinorresistencia, sino igualmente de modificaciones de las hormonas digestivas, lo que contribuye a mejorar la secreción de insulina. Este cambio de paradigma, que evoluciona de una cirugía bariátrica a una cirugía metabólica, nos abre a nuevas perspectivas.

Cuando una persona obesa pierde peso a través de la cirugía, se le permite mejorar los parámetros relacionados con diversas enfermedades asociadas con la obesidad. Estas operaciones han demostrado su eficacia en muchos pacientes. Por esta razón a través de una intervención laparoscópica podemos tratar no solamente la obesidad, sino igualmente la diabetes.