• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La mala reputación de los aparatos de electroestimulación en los programas para adelgazar se ha formado sobre publicidades que afectan a productos de baja gama, que nunca tendrán un efecto real sobre el músculo. En cualquier caso conviene recordar que la electroestimulación no puede reemplazar completamente una actividad física y menos aún un régimen.

Hoy en día la electroestimulación se ha convertido en una técnica puntera que como el resto se ha perfeccionando día tras día.

Los electrodos no reemplazan el deporte

Las máquinas permiten ponerse en forma, desarrollar ciertos músculos poco solicitados durante una actividad habitual. Existen dos tipos de actividad muscular, el flujo nervioso que provoca la contracción, y el esfuerzo muscular que implica una carga. Según los puristas, nada puede reemplazar la eficacia y el trabajo de un músculo con carga y el trabajo de varios músculos hechos para funcionar en conjunto.

Deportista practicando electroestimulación

El uso básico de la electroestimulación en los programas para adelgazar consiste en trabajar un músculo cuya longitud no varía durante su contracción. Esto impone un trabajo estático, sin movimiento, en una posición intermedia donde las lecciones sobre las articulaciones son reducidas a su valor mínimo.

El uso de un electroestimulador en los programas para adelgazar consiste en enviar microimpulsos eléctricos a través de electrodos colocados en lugares precisos para provocar contracciones. Se trata de un método de recuperación o de musculación.

Según los fabricantes de electroestimuladores, varias decenas de minutos de electroestimulación equivalen a varios cientos de abdominales.

El músculo trabaja ciertamente, pero no se puede contar para quemar grasas, por lo tanto no hay que esperar adelgazar sin hacer un régimen concreto.

Muchos deportistas de alto nivel lo utilizan desde años como complemento del entrenamiento en los programas para adelgazar para ponerse en forma, mejorar la fuerza, la relajación vertical, el volumen muscular y reducir los calambres.

La eficacia de la electroestimulación

Según un estudio, se ha demostrado que la electroestimulación tanto en atletas profesionales como en deportistas ocasionales tiene efectos beneficiosos sobre la fuerza muscular, los rendimientos deportivos específicos. Las fibras musculares en contracción rápida son activadas mayor velocidad y más fácilmente con la electroestimulación que con el ejercicio voluntario.

Según los autores del estudio, la electroestimulación en los programas para adelgazar es eficaz combinándolos con programas de musculación voluntaria y como complemento de éstos.

¿Provoca dolor la electroestimulación?

Al comienzo, conviene confesar que los aparatos de electroestimulación no estaban muy perfeccionados, por eso se reservaban para los tratamientos médicos, porque había que utilizar la potencia máxima para comprobar su efecto. Hoy en día la tecnología permite alcanzar umbrales más específicos con impulsos menos fuertes que evitan la sensación desagradable de escozor, incluso cuando se utilizan en un tiempo prolongado.

Por lo tanto no hay riesgos en utilizar los aparatos de electroestimulación en los programas para adelgazar en casa a largo plazo. Las indicaciones de la electroestimulación en musculación son únicamente para un trabajo estático. Incluso con contracciones bastante potentes, las articulaciones se ven muy poco implicadas y no es doloroso.

Utilizado para la recuperación, estas contracciones no cansan de forma exagerada los tendones, puesto que en caso de tendinitis, el conjunto músculo-tendón es el que es solicitado. Es imposible provocar quemaduras, incluso con una fuerte intensidad, porque la contracción se realiza progresivamente y no de forma brusca como cuando se hace un esfuerzo muscular.