• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El sexo del hombre, al igual que todos los demás órganos del cuerpo, necesita oxígeno. Las arterias son las encargadas de realizar este aporte vital. Pero, sólo cuando tenemos una erección, las células eréctiles reciben el oxígeno necesario. En reposo, tienen tendencia a asfixiarse.

Seis horas de erección al día

Para obtener una oxigenación suficiente, el pene necesita unas seis hora de erección al día. ¿Parece mucho? Y sin embargo, es lo que habitualmente ocurre en todos los hombres. El pene respira, sobre todo, por la noche, que es cuando tienen lugar la mayor parte de las erecciones, y duran varias horas, durante el sueño.

Sexo y salud en el hombre 1Por esta razón, un hombre que sufre problemas de erección durante una relación sexual, puede sin embargo tener una excelente oxigenación del pene durante la noche.

Un hombre que hace el amor con frecuencia, añade una oxigenación suplementaria, a condición de que no abuse del tabaco.

Pene y oxígeno

Un hombre que no tiene erecciones puntuales, debido por ejemplo a una medicación, o a una intervención quirúrgica de la zona sexual, o a un problema de riego sanguíneo, tiene un aporte menor de oxígeno en el pene. Si el aparato sexual está mal irrigado, los tejidos del mismo tienen tendencia a retraerse y sufrir una fibrosis.

Si esto se mantiene en el tiempo, el resultado es una menor capacidad de erección. Por esto mismo, desde hace algunos años, los médicos y urólogos recomiendan a los pacientes que se han operado de la próstata, una serie de inyecciones en la verga para relanzar las erecciones artificiales, que es el método natural para la correcta oxigenación del pene.

El tratamiento

Un hombre que siente cómo la calidad de sus erecciones está disminuyendo, no debería dudar en someterse a algún tipo de tratamiento, como tomar Viagra. Además del resultado buscado para mantener una relación sexual, se está facilitando que los tejidos eréctiles se oxigenen correctamente, y puedan seguir funcionando con normalidad.