• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cada vez son más numerosos los hombres que se deciden a acudir a una sesión de talasoterapia. Los centros de belleza ofrecen diferentes tipos de tratamientos específicos para hombres. Una oportunidad que merece la pena probar.

Cuidados relajantes

Porque frecuentan spas o centros de belleza, los hombres están más satisfechos que antes con los tratamientos de talasoterapia. En el menú, durante un fin de semana o una semana, se hace un paréntesis de bienestar que comienza con los clásicos cuidados con agua de mar.

Talasoterapia para hombres que se cuidan 1Baños de hidromasaje, chorros de agua, cataplasmas con algas, masajes venidos de fuera (reflexología con plantas, shiatsu o masaje tai)… Un tiempo para el relax y para que nos cuiden con mimo. Evidentemente todos estos tratamientos se adaptan a las necesidades específicas de los hombres: potencia de los chorros, presión en los masajes, etc.

Al cabo de los días, el cuerpo se distiende, el organismo elimina sus toxinas y recupera los minerales perdidos. Sin olvidar los beneficios del aire marino, que energiza el organismo… Gracias a la talasoterapia para hombres, ya podemos olvidarnos del estrés y recuperar el tono vital necesario para rendir al máximo en nuestro trabajo.

Los cuidados de belleza

Mascarilla para la cara con arcilla purificadora, cuidados para el contorno de ojos, cuidados para la espalda, exfoliación y puesta a punto del cuerpo con aceites esenciales tonificantes… La propuesta de cuidados de belleza para hombres que ofrecen los centros de talasoterapia no deja de crecer.

Estos cuidados se efectúan en un spa o en un instituto de belleza (en función de las infraestructuras). Si dudáis de cuál elegir no dudéis en consultarlo con vuestro esteticista: ella os podrá guiar según vuestros deseos y las necesidades concretas de vuestra piel. A veces, en una cura específica para hombres, se incluyen dos tratamientos de belleza diferentes por un precio cerrado.

El objetivo es el de volver a casa con un espíritu renovado, con el cuerpo más tonificado, y una piel radiante. El peluquero y un buen estilista pueden terminar de completar unos cuidados completos que nuestro cuerpo no dejará de agradecer.