• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Existen técnicas básicas de spinning que no consisten solo en pedalear sentado sino que combinadas de forma adecuada en cada sesión permitirán disfrutar de todos los beneficios de esta actividad física tan de moda en los últimos tiempos.

Conocer las diferentes y variadas técnicas de pedaleo ayuda a identificarlas de forma correcta y utilizarlas adecuadamente dejando atrás la monotonía de la que muchos deportistas se quejan.

Técnicas básicas de spinningPara comenzar se deberá tomarse el manubrio y pedalear con una frecuencia que oscile entre las 90 y 120 revoluciones por minuto, ideal en la etapa de calentamiento, realizando descansos de poco tiempo entre las series intensas, favoreciendo con esto el trabajo cardiovascular.

La denominada técnica del running, es ideal para los más experimentados, tiene como característica principal el hecho que se adopta una posición de pie pero donde solo intervienen las piernas y por lo tanto la cadera queda en posición fija, un ejercicio que demanda mucha energía y por lo tanto después de hacerla deberá tomarse un descanso para reponer fuerzas.

Si se interviene en una clase colectiva lo más usual es que se realicen trabajo interválicos, con predominio de períodos aeróbicos y música a un ritmo medianamente fuerte ayudando a quemas mayor cantidad de calorías

La posición montaña se realiza sentado y tiene como característica el incremento de la intensidad que se siente en las piernas lográndose un trabajo de tonificación muscular directa. Esta posición permite alternar levantamiento y el mantenimiento del pedaleo siendo recomendable combinar alternando el parado y sentado.

Con relación a la postura,  lo correcto es estar sentado sobre toda la base del sillín, colocando las rodillas de forma paralela y apuntando hacia el frente, realizando un pedaleo circular y un movimiento de talones arriba y abajo.

En cuanto al tronco, los hombros siempre deberán estar hacia abajo, codos poco flexionados, relajados y cerca del cuerpo, haciendo un agarre ligero de manos y el tronco deberá moverse rítmicamente, con una curvatura de la espalda neutra.

Estas técnicas son el punto de partida y una vez aprendidas de forma correcta pueden crearse todo tipo de entrenamientos ya sean variables, continuos, interválicos y piramidales entre otros.