• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La boca no sirve únicamente para hablar o comer. La boca desempeña un papel fundamental en el juego de la seducción. De igual forma que la mirada es muy importante en el arte de la comunicación, la boca y los labios no se quedan atrás.

La higiene bucal

Si nuestra pretensión es la de tener una sonrisa perfecta, lo primero que tendremos que tener en cuenta es que nuestros dientes se merecen todo el cuidado y la atención del mundo.

Los dientes sufren a diario las agresiones externas tales como la alimentación, y las bacterias, dañando de forma significativa el esmalte dental. Por eso es necesario que nos lavemos, al menos, dos veces al día los dientes.

Lo ideal es un cepillado después de cada comida, y el modo de realizarlo es desde las encías hacia el borde de los dientes. Un cepillado en horizontal daña y termina por fragilizar el esmalte.

Tener una sonrisa de ensueño 1Un cepillo de dientes debe renovarse cada tres meses. Si prolongamos más de este tiempo la vida de los cepillos, al final dejan de ser eficaces. Un cepillo de dientes recién estrenado es capaz de retirar hasta un 30% más de placa dental que si lo hacemos con un cepillo usado.

Para completar el cepillado diario se debería utilizar el hilo dental, porque es un buen instrumento para desprender los residuos alimenticios que se quedan almacenados entre los dientes, y donde habitualmente no llega el cepillo.

Para mantener un aliento fresco y agradable, lo mejor es que también nos cepillemos la lengua. Un colutorio refrescante a base de mentol sería el método final más eficaz para combatir el mal aliento.

Y, por supuesto, se recomienda que, al menos, una vez al año vayamos al dentista. Él es el único que puede prevenir la aparición de caries y otro tipo de problemas relacionados con la piezas dentales y la salud de las encías.

El cuidado de los labios

La piel que cubre los labios es muy fina, y por lo tanto muy sensible. Esta piel debe ser cuidada con mimo, nutriéndola e hidratándola con algún tipo de bálsamo específico, especialmente en los meses de frío, y si vivimos en zonas de clima seco y muy expuestas a la contaminación ambiental.

Sería bueno que de vez en cuando realizáramos una pequeña exfoliación labial, para quitar las pieles muertas que dan un aspecto de poca salubridad.

La ortodoncia

No se trata simplemente de una cuestión de estética, puesto que los dientes son esenciales para una buena masticación. Una mala colocación de las piezas dentales puede impedir esta función que los dientes realizan con la comida, antes de su digestión.

La ortodoncia puede prevenir futuros problemas dentales, puesto que coloca correctamente los dientes dentro de la boca, lo que facilita la limpieza de los dientes, y por lo tanto la eliminación de la placa dental, previniendo así la aparición de caries.

Por lo general lo que es funcional tiene que ver con la estética, mientras que al revés no es cierto. Por razones de calidad de vida y otras de tipo social, se comprende el interés por tener una dentadura perfecta.