• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Nueva York es para la mayoría de las personas que les gusta viajar, un destino a incluir en su programa. Las razones difieren, pero todo el mundo tiene motivos para visitar Nueva York, al menos una vez en su vida. Hoy vamos a explicar por qué razón especial debemos honrar con una visita esta ciudad cosmopolita en la costa este de los Estados Unidos de América.

¿Sabíais que después de California, el Estado de Nueva York es un productor de vino importante, en el mismo rango que el estado de Washington? Las mejores viñas se sitúan alrededor de los Grandes Lagos, cerca de las cataratas del Niágara. Esta es una excelente ocasión para los amantes del vino, particulares y profesionales, para visitar el Estado de Nueva York, y particularmente la Gran Manzana.

El Estado de Nueva York comenzó el comercio del vino en el siglo XVII con las plantaciones de las primeras viñas por parte de los holandeses en el valle de Hudson. Sin embargo, en el siglo XIX esta industria comenzó de forma real. Brotherhood Winery, la más antigua bodega de los Estados Unidos, con más de 350 años de experiencia en el vino, se encuentra en Nueva York. Aparte de las cepas americanas, también encontramos algunas de origen europeo como el Chardonnay, Pinot Negro, el Cabernet Sauvignon, etcétera. Sobre todo se utilizan las variedades de uva de maduración precoz porque el periodo de crecimiento es corto.

Nueva York

Las bodegas de Brotherhood Winery

Es posible tener un viñedo incluso en la periferia de Nueva York. No muy lejos del aeropuerto de la Guardia se puede visitar, tomando el metro, un viñedo plantado de uva Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet francés. Este lugar produce vinos desde el año 2007.

El vino se ha hecho tan popular en Nueva York que todos los años, en el mes de octubre, se organiza el festival New York City Wine & Food, cuyos beneficios van al Banco de Alimentos de la ciudad de Nueva York. Este año, los chef más conocido, expertos y productores de vino, se han reunido para responder a las demandas de última generación. El festival, creado en 2007 se ha convertido en un acontecimiento que hoy en día dura 4 días. La presencia de más de un millar de tiendas de vino en Nueva York muestra bien la importancia del vino para los habitantes de esta ciudad, convertida con los años, en la más poblada de los Estados Unidos.

Saborear un vino en Nueva York

Para saborear una copa de vino en la ciudad de los rascacielos, recomendamos acudir al barrio de Hells Kitchen, y concretamente al bar Ardesia, un bar de vinos moderno que merece la pena visitarse. Allí se puede saborear un delicioso plato a base de vinos. También se pueden escoger entre 30 vinos diferentes, concienzudamente seleccionados y disfrutar de una comida absolutamente americana, puesto que este bar de vinos es muy poco conocido por parte de los turistas. No cabe duda que viajar a Nueva York no sólo puede ser una experiencia diferente, también es la ocasión para descubrir un lugar en el mundo donde la producción de vino no deja de ser una referencia internacional.