• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La ingesta habitual de ácidos grasos Omega 3 favorece el metabolismo celular, reduce el colesterol previniendo la formación de coágulos y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
Estudios realizados han demostrado que el consumir Omega 3 logra estabilizar la contracción del músculo cardíaco y como consecuencia de ello disminuye la mortalidad a causa de problemas cardiovasculares y las arritmias graves, que suelen presentar las personas con este tipo de dolencia.
También son excelentes para optimizar la capacidad cognitiva y visual de los niños como su desarrollo psíquico y físico.
Existen investigaciones que han probado la incidencia de estos ácidos grasos en aspectos como la visión, concentración, inteligencia y desarrollo cerebral.
La alimentación debe ser no sólo equilibrada sino también variada incluyendo todos los grupos de alimentos que pueden aportar al organismo nutrientes esenciales como hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, grasas, minerales y agua. En el caso de los deportistas esta alimentación debe suplir ciertas carencias que se producen por la práctica del deporte.
Ácidos Omega 3 y sus beneficios en la alimentación de los deportistas 1La alimentación de los deportistas supone un aumento de las necesidades calóricas porque debido a su actividad precisan mayor energía. La fuente principal de esa energía son los hidratos de carbono pero también es imprescindible que los demás nutrientes estén presentes en sus dietas ya que cada uno de ellos posee un papel fundamental en la regulación de una función determinada.
La práctica de deportes genera innumerables beneficios para la salud, sin embargo, cuando se realiza un esfuerzo de larga duración o muy intenso aumentan las posibilidades de sufrir lesiones. Por ello los deportistas en general están siempre preocupados por los procesos oxidativos que se relacionan en forma directa con el envejecimiento y los procesos inflamatorios. Los ácidos grasos Omega 3 poseen efectos protectores en las dos situaciones ya que cumplen una función antiinflamatoria y armonizan la respuesta oxidativa.
Es importante tener en cuenta que el ejercicio intenso no es el mejor, pues produce entre otras cosas un aumento de la inflamación, por ello una alimentación equilibrada protege el cuerpo de los riesgos que trae aparejada la práctica de ejercicios intensos y los Omega 3 cumplen una función protectora importante.
Sin embargo, debemos tener en cuenta que los Omega 3 no poseen de forma directa propiedades antioxidantes sino que tanto su función antiinflamatoria como la optimización de las membranas celulares genera una mayor defensa frente a procesos oxidativos.
Los beneficios que genera la ingestión de Omega 3 sobre el sistema nervios están dados por el hecho que el cerebro se encuentra formado por grasas y los Omega 3 son un porcentaje importante del mismo.
Entre los beneficios de estos ácidos grasos podemos nombrar:

  • El refuerzo del sistema inmunológico.
  • Prevención de la formación de coágulos.
  • Disminución de los riesgos al padecimiento de dolencias cardiovasculares.
  • Mejora el funcionamiento del sistema nervioso
  • Estabiliza las membranas celulares
  • Reduce la tensión arterial y el colesterol malo.
  • Otorga estabilidad a la contracción del músculo cardíaco.
  • Disminuye los problemas inflamatorios.

Los ácidos grasos Omega 3 se encuentran en:

  • La leche: Inclusive existen enriquecidas con Omega 3 y también ácido Oleico.
  • Pescados: Sardinas, salmón, caballa, atún, trucha, bonito, todos pescados grasos o azules. Y en menor medida en los pescados blancos.
  • Frutos Secos: En especial en las nueces
  • Suplementos de aceite de pescado: Existen en el mercado este tipo de suplemento y también algunos alimentos enriquecidos con Omega 3 en especial todo tipo de lácteos.

Si deseamos lograr un aporte adecuado de Omega 3 deberemos incluir en nuestra dieta por lo menos 2 veces por semana pescado y los deportistas deberán incluir el pescado entre 3 y 4 veces a la semana y también otros productos como el aceite de oliva que son las grasas monoinsaturadas.
Como conclusión podemos afirmar que los ácidos Omega 3 son necesarios para todas las personas y mucho más para aquellos que realizan deportes, ya que las necesidades de éstos superan las de la media, incluir los alimentos en los que se encuentran estos ácidos es imprescindible para la prevención de enfermedades y evitar procesos inflamatorios que tanto afectan la perfomance de los deportistas.