Actividad física para disminuir la ansiedad

La ansiedad es un sentimiento que existe en la naturaleza de las personas y ocurre bajo condiciones de irritación, cada persona tiene una sensación de ansiedad diferente y las propiedades psicológicas juegan roles importantes en esta situación.

La ansiedad comienza gradualmente y aumenta poco a poco, en caso de no ser controlada se incrementa y comienza a irritar a las personas. Las principales razones de la ansiedad son los viajes de negocios, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el sobrepeso, el fracaso, y una apariencia física insatisfactoria.

Los síntomas de ansiedad incluyen dolores en los huesos, dolores de cabeza, nerviosismo, sensación de cansancio, insomnio, pérdida de memoria, vacilaciones, hipocondrismo, etc.

Debemos estar conscientes de los beneficios de una actividad física regular, ya que esta puede mejorar nuestros niveles de energía mientras gastamos calorías. Es muy fácil incorporar actividad física en nuestras vidas, por ejemplo subiendo las escaleras en lugar de tomar el ascensor, caminar una cuadra extra, o realizar una caminata después de comer en lugar de dormir una siesta.

La actividad física regular puede ayudar a prevenir y controlar enfermedades coronarias, hipertensión, diabetes no insulino dependiente, osteoporosis, y problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad. La actividad física regular ha sido asociada con bajas tasas de cáncer de colon y con bajas tasas de incidencia de ataques cerebro vasculares.

Los adultos físicamente activos tienen mejores conceptos sobre si mismos y una elevada autoestima, lo que incrementa la confianza, la estabilidad emocional, la independencia y el auto control. Esto indica que la actividad física puede tener un efecto significativo sobre la salud mental.

La realización de ejercicio físico puede eliminar la ansiedad, la tensión y el estrés bajo condiciones de presión. La realización habitual de ejercicios como una técnica para el manejo del estrés tiene el beneficio de mejorar el estado de ánimo, incrementar el autoestima y reducir las reacciones físicas y psicológicas frente al estrés. Además, cuanto mayor sea la destreza en el ejercicio, mayor será la apreciación de la calidad de vida y el auto descubrimiento mediante el ejercicio.

Las actividades físicas tales como el básquetbol, el tenis, el béisbol, el levantamiento de pesas, la defensa personal y la natación ayuda a mejorar y mantener la calidad de vida, la salud física y la salud mental.