• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cada vez son menos las personas que comen en casa o se toman el tiempo suficiente para disfrutar de la sobremesa. Sin embargo, estas renuncias pueden poneros en situación de desequilibrio alimenticio. Veamos una serie de consejos para paliar estos errores cuando comemos fuera de casa.

El sandwich: ¿mantequilla o mayonesa?

Por el mismo peso, mayonesa y mantequilla aportan la misma cantidad de colorías. En la práctica, una nuez de mantequilla (unos 10 g), son suficientes para untar una rebanada de pan, mientras que una cucharada sopera de mayonesa (unos 15 g) es necesaria para cubrir el pan o impregnar su contenido (atún, por ejemplo). En total, el sandwich con mayonesa suele ser más calórico que el de mantequilla, pero todo depende de la cantidad que pongamos.

¿Pasta o pizza?

La masa para pizza y los tagliatelli contienen glúcidos que nos van a permitir pasar la tarde sin sensación de hambre. Lo que hace la diferencia, es sobretodo la salsa o los extras. Es preferible dieta equilibradadar prioridad a las verduras (tomates, pimientos, berenjenas, cebolla…) y queso (de cabra, azul…). La carne o el pescado no son indispensables en la pizza, sobre todo si está bien condimentada de parmesano, o si lleva un huevo. Lo que se debe evitar: el exceso de salsa en ciertas pastas, y demasiado aceite aromático, porque incluso el aceite de oliva es rico en grasas.

En el chino: ¿se puede comer arroz?

El plato de arroz reemplaza el pan y aporta la energía necesaria para el funcionamiento del organismo. Lo interesante de la restauración asiática es su cocina al vapor o a la brasa, que contiene poca grasa. Sin embargo, apenas tienen productos lácteos, y frutas, cosa que habrá que complementar en la cena.

Ensalada variada, ¿es suficiente?

Todo depende del tamaño de la ensalada y de su composición. Por lo general, las cantidades son insuficientes. La ensalada debe contener féculas (pasta, arroz, patata, lentejas, sémola) para ser nutritiva y evitar las hambres intempestivas de la tarde. Si la parte de las féculas es insuficiente, se puede acompañar con algo de pan. También se pueden añadir verduras, queso, carne o pescado.