• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La música acompaña a la mayoría cuando salimos a practicar running o cuando vamos a entrenar al gimnasio. Sí, esta compañera es la que nos anima en los peores momentos cuando es necesario un extra de fuerza. Sin embargo, no siempre se eligen los auriculares adecuados y menos aún se sabe el uso que se les debe dar, algo que terminará causando problemas de oído sin la menor duda.

Los expertos avisan

Hemos hablado con compañías especializadas en el tratamiento de problemas auditivos como es el caso de audilo.es y sus expertos no tienen dudas: un mal uso de los auriculares es uno de los problemas a los que menos atención se presta y que más daño causan en la actualidad.

Fuentes consultadas afirman que los problemas entre los jóvenes menos de 35 años han crecido de forma alarmante, y que esto no puede deberse a otro motivo que no sea el uso de dispositivos auditivos como los modernos auriculares que casi todos usamos a la hora de correr o practicar cualquier otro ejercicio.

Pero el problema no es tanto usar los auriculares como la forma en la que los empleamos. De forma cotidiana, solemos pasar con estos dispositivos conectados al oído durante muchas horas y, lo que es aún peor, a unos niveles de potencia que para nada son los adecuados para mantener una buena salud auditiva.

Y el motivo no solo está en el rato que dedicamos al deporte cardiovascular o a cualquier otro, que también, usos como el del manos libres y otros similares hacen que los auriculares se conviertan cada vez más en un objeto lesivo que no hay que perder de vista.

Cómo usar los auriculares

Evitar todo lo que hemos descrito antes es algo que no tiene que ser complicado en ningún caso. Por ejemplo, se pueden seguir unas pautas de conducta para que escuchar música siga siendo la mejor forma de entrenar sin poner en riesgo a los oídos.

Para empezar, no deberíamos nunca elevar el volumen más allá del 60 % de lo que permite nuestro smartphone o el aparato que esté sirviendo de reproductor. Con ello nos aseguraremos de no sobrepasar la barrera de los 80 dB, que es la que comienza a ser dañina para el sistema interno del oído.

Es más, el mejor consejo es quedarse lo más lejos posible de esos 80 dB, algo que tus oídos agradecerán y que desde ya podemos decirte que no te va a limitar a la hora de disfrutar de tu música.

Junto con lo anterior, debes valorar bien el tipo de auricular que eliges para escuchar música. Nosotros te aconsejamos los de diadema. Con ellos conseguirás un menor impacto en el oído interno. En el otro extremo, en los menos aconsejables, se encuentran los de botón que se introducen dentro del pabellón auditivo, ya que estos emiten el sonido demasiado cerca de las zonas más sensibles del oído.

En definitiva, si hacemos deporte para sentirnos mejor y cuidar nuestra salud, descuidar los oídos es una total contradicción, por lo que merece la pena detenerse aunque sea brevemente para encontrar la forma correcta de seguir escuchando música sin hacer sufrir al sistema auditivo.