• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El cuidado personal es muy importante. Cuerpo y mente interactúan de una forma constante. Cuando tienes un buen día a nivel anímico, también te sientes mejor a nivel físico. ¿Cómo elevar tu estado de ánimo cuando tienes un mal día? Conviene afrontar la rutina con sentido del humor porque desde esta perspectiva, las alegrías aumentan y los problemas se relativizan.

Existen iniciativas fantásticas para romper la rutina, por ejemplo, asistir como alumno a un curso de risoterapia o participar en un taller de teatro. Actividades que permiten superar bloqueos y superar la timidez.

¿Qué puedes hacer para cambiar el chip frente al pesimismo?

¿Cómo elevar tu estado de ánimo en un mal día? 1. En primer lugar, no te comportes como un espectador de tu propia vida cuando debes ser el protagonista. Cuando te sientas decaído, no te quedes dando vueltas y vueltas a cómo te sientes. Cuando conectas con el plano de la acción, entonces, tu mente también conecta con el momento presente. De esta forma, desaparecen todas las ansiedades de pasado y de futuro.

2. Tener ocupaciones es muy importante, sin embargo, también es fundamental tener momentos de descanso y relax para recargar las pilas. Una de las ventajas de la vuelta a la rutina, es que cualquier persona valora más su tiempo libre porque es más escaso.

3. Aprovecha tu tiempo libre de verdad. Por ejemplo, puedes aprovechar ese espacio en tu agenda para practicar tus aficiones. ¿Cuáles son tus aficiones preferidas?

4. Existen gestos tan sencillos como llamar por teléfono a una persona importante para ti. El simple hecho de escuchar su voz al otro lado del hilo telefónico puede producir un efecto de alegría.

5. Viaja a través del recuerdo a momentos del pasado que te hicieron realmente feliz. En lugar de recordar aquello que te hizo sufrir, es importante que conviertas en un hábito revivir instantes felices que te pertenecen. Del mismo modo, puedes viajar al futuro a través de la imaginación para recrear situaciones que te ilusionan. Para revivir recuerdos felices también puedes echar un vistazo a las fotografías familiares.

6. Anímate a realizar ejercicio físico. Puedes salir a andar en bicicleta, practicar natación, dar un paseo

7. ¿Qué consejo le darías a un amigo que estuviera en tu misma situación? En ese caso, aplica el consejo a tu propia vida.

8. Escucha música a primera hora de la mañana, disfruta de una pequeña siesta, realiza una buena acción… Son tres gestos que también elevan el estado de ánimo.