• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

¿Estáis cansados de intentar adelgazar sin obtener resultados? Es posible que no tengáis en cuenta algunos parámetros necesarios para perder peso, que impiden recuperar tan rápido los kilos perdidos. Para comenzar, debéis tener presente que una vez que se ha acumulado grasa, es difícil deshacerse de ella. Sin embargo, con voluntad y disciplina, se pueden obtener buenos resultados a medio y largo plazo.

Hoy en día sabemos que más allá del aspecto estético, el hecho de tener un peso sano es bueno para la salud. Las personas que sufren sobrepeso u obesidad tiene más riesgos de desarrollar enfermedades crónicas, que afectan de una forma o de otra a su calidad de vida. Por esta razón, el hecho de adelgazar es una necesidad para miles de personas que combaten constantemente para obtener resultados definitivos.

Si os reconocéis en lo que acabamos de decir, os invitamos a descubrir algunos consejos para perder peso sin fracasar.

Adelgazar

Eliminar las tentaciones

¿Os habéis tomado el tiempo de observar todos los alimentos que tenéis en la nevera? Si no lo habéis hecho todavía, os invitamos a hacerlo. Conviene contar el número de calorías que se encuentran dentro de la nevera. Es el momento de cambiar. Eliminar todos los alimentos que pueden representar una tentación para vosotros como por ejemplo:

  • alimentos fritos,
  • los dulces,
  • la charcutería,
  • las conservas,
  • los productos congelados,
  • las salsas industriales.

En su lugar, conviene llenar la nevera con alimentos sanos que permiten adelgazar, como por ejemplo:

  • Pescado azul,
  • fruta de todo tipo,
  • verduras de todo tipo,
  • leche y sus derivados,
  • grasas magras,
  • ácidos grasos esenciales.

Comer 5 veces al día

Algunos regímenes milagros que hacen furor en el año, pueden ayudaros a perder algunos kilos. Sin embargo, tienen efectos negativos sobre la salud, y terminan por convertirse en un fracaso rotundo.

Para que el régimen sea eficaz y duradero, debe ser equilibrado y repartido en 5 comidas diarias: Desayuno, consumir algo ligero a media mañana, comer siempre a medio día, tomar una merienda por la tarde, una cena ligera.

El secreto de un buen régimen reside en comidas moderadas, que permiten consumir todos los nutrientes de los que el cuerpo tiene necesidad para mantenerse durante todo el día.

Aumentar el consumo de agua

Ningún otro líquido puede hacer tanto bien al cuerpo como el agua. En efecto, hidrata todo el organismo, ayuda a mantener un buen nivel energético y permite sostener un régimen adelgazante. El agua es esencial para desintoxicar el organismo y aportar una sensación de saciedad, que es indispensable para evitar la ingestión excesiva de calorías. Lo ideal es beber entre seis y ocho vasos de agua al día, a lo largo de toda la jornada.

Si os canséis rápidamente de beber agua, se puede consumir de diferentes maneras en forma de:

  • Smoothies naturales,
  • zumo de fruta natural,
  • infusiones,
  • aguas afrutadas.

Comer lentamente

La velocidad a la que se come influye en la manera en la que el organismo asimila los alimentos que ingerimos. Se estima que el cerebro tarda 20 minutos en recibir las señales de satisfacción por parte del estómago, lo que debe incitarnos a comer más lentamente. Además, es importante masticar bien los alimentos, con el fin de que los procesos digestivos se desarrollen de forma óptima y en el tiempo necesario.