• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Os presentamos una serie de regímenes que se han puesto de moda este año con la intención de perder algunos kilos acumulados a lo largo del invierno. El buen tiempo se acerca, y es el momento de ponerse a régimen, intentando desprenderse de esas molestas grasas que impedirán que luzcamos un cuerpo más estilizado en la playa.

El régimen 5:2

El principio: se come normalmente durante cinco días y se reduce considerablemente las calorías durante dos días, para sólo ingerir 600 calorías. Los autores, Michael Mosley y Mimi Spencer, que son los promotores de este régimen a través de su libro «The Fast Diet», evocan incluso el concepto de ayuno. Ciertamente, se trata de un best-seller en Inglaterra, y algunas estrellas como Beyoncé no han dudado en demostrar los beneficios de este régimen 5:2.

El régimen 4:3

La tendencia de los regímenes está en combinar las cifras. Y la moda más reciente es la del 4:3. Una vez más, la novedad viene de un libro inglés, titulado «Every Other Day Diet», firmado por el doctor Krista Varady, un científico que trabaja en Chicago. El ayuno es el leitmotiv. Se trata de alternar los días de ayuno (uno cada dos) y aquellos en los que se puede comer normalmente.

La dietética integrativa

En Francia, la última moda eficaz para perder peso lo explica el nutricionista Raphael Gruman, con su obra «La méthode Gruman, 3 mois pour perdre du poids avec la diététique intégrative». Esta vez, la alimentación no es el único parámetro a tener en cuenta para hacer régimen. Se trata de reequilibrar las comidas, por supuesto. Pero también, se siguen los Perder-pesoconsejos del médico para recuperar el sueño reparador, eliminar el estrés, y liberarse a través de una actividad física.

La morfonutrición

Los adeptos a los regímenes conocen de sobra el método del Doctor Alain Delabos: la crononutrición, que adapta la alimentación en función del reloj biológico. Aquí, los menús son diferentes, en función de la morfología de los pacientes. El régimen no es igual para una persona con sobrecarga ponderal, debido a una sobrealimentación, que para alguien que sufre acumulación de grasa localizada.