• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

No por entrenar todos los días, vas a conseguir unos efectos espectaculares. Más bien lo que conseguirás es cansarte mucho al poco rato, y es que de nuevo mitos y y más mitos nos hacen destrozarnos a nosotros mismos.
Si queremos que nuestros músculos crezcan debemos darles unos tiempos de descanso y de entrenamiento, para que ese crecimiento se produzca. Para utilizar un símil bastante descabellado, para crecer en altura necesitamos dormir, si no dormimos nunca lo que suele pasar es que nuestro sistema de colapsa, eso mismo es lo que sucede cuando entrenamos diariamente de una forma bestial y a un ritmo muy alto.
El descanso: parte esencial en el entrenamiento 1Ese tiempo que descansamos es justamente el que utilizan nuestros músculos para crecer. Si bien podemos encontrarnos a muchos deportistas metidos a diario en el gimnasio, no debe ser esta la prioridad si nos estamos iniciando, y si es así, deberemos moderar nuestro entrenamiento a una serie de parámetros que nos permitan crecer con seguridad y garantizar el crecimiento muscular adecuado.
Esta de hecho es la razón por la que el descanso entre series es positivo. Por ejemplo, se pueden hacer 10-15 repeticiones de un ejercicio cualquiera, descansar durante 30-60 segundos y volver a la repetición, d esa forma conseguimos que el musculo se adapte y entienda que estamos trabajando. El musculo en el fondo es como una personita, si se le satura acaba petando y estallando.
De igual forma, es básico mantener un descanso o pausa entre ejercicios, no tanto si cambiamos de grupo muscular, pero incluso así es altamente recomendable. Es esa pausa la que podemos utilizar para cosas tan variadas como hidratarnos, o hablar con nuestro compañero.  Recordar también que el tiempo de sueño es también descanso, y para que el cuerpo trabaje mientras dormimos debemos garantizar esas 8-9 horas de sueño diario.
Alguna vez he llegado a ver personas que mataban 5 minutos de descanso entre ejerció y ejercicio leyendo el periódico. Aunque esto es una exageración, muestra que con una mentalidad adecuada se pueden conseguir grandes resultados.
Recordar siempre, la ecuación definitiva para conseguir esos músculos que queremos es comer como un desesperado, dormir como un niño y mantener nuestra rutina marcada con acero en nuestra mente. ¡Con eso y paciencia no habrá musculatura que se resista!