El ejercicio físico favorece el rendimiento laboral

Muchas personas no practican ejercicio físico y ponen como excusa la falta de tiempo debido a un exceso de trabajo. Sin embargo, el hacer ejercicio con regularidad favorece, entre otras cosas, el rendimiento laboral.

El hecho es que cuando se practica ejercicio físico de manera habitual el estrés mental disminuye, así como la sensación de fatiga, la ansiedad, angustia y depresión y las personas se encuentran más alerta.

Se han realizado pruebas, donde por un lapso de tres meses cinco veces por semana empleados de una empresa en Costa Rica realizaban ejercicios tanto de estiramiento como de movimiento articular por unos 15 minutos por la mañana y otros 15 minutos por la tarde, con música de fondo para hacer más amena la dinámica del grupo. En la prueba participaron hombres y mujeres con edades de entre 18 y 38 años de edad.

Luego de tres meses se pudieron ver las mejorías,  en especial en lo referente a problemas como agotamiento y tensión. También, las personas que intervinieron dieron testimonio de sufrir menos dolores de cabeza, espalda y cuello, aumentando su flexibilidad y fuerza abdominal.

El objetivo de esta investigación tuvo como objetivo principal elevar el bienestar de los empleados ofreciéndoles condiciones de trabajo mejores.

En Estados Unidos también se hicieron estudios de este tipo y llegaron a la conclusión que el estrés laboral les produce a las empresas un gasto importante de dinero en problemas de productividad, gastos de salud y seguros.

Ya desde 1968 en la  NASA se habían implementado varios programas de ejercicio físico que se realizaba durante el horario de trabajo, hecho que trajo aparejada una actitud positiva por parte de los empleados.

También, en Inglaterra el estrés laboral genera un gasto a las empresas que oscila entre un 5 y un 10% del Producto Interno Bruto del País.

Según los expertos, los programas que contemplan adicionar la actividad física dentro de las empresas, debe ser congruente con la realidad, ya que de nada sirve crear todo un sistema si los empleados no tienen tiempo de utilizarlo porque las empresas les imponen horarios extenuantes.

Entre los beneficios que se han podido detectar en las empresas que han implementado programas de ejercicio físico pueden resaltarse los siguientes:

  • Un aumento en la producción.
  • Un sentimiento de lealtad hacia la empresa.
  • Menores llegadas tarde al trabajo
  • Reducción de las incapacidades
  • Reducción en la rotación de empleados, lo que implica un ahorro de costos para la empresa.

Un trabajo publicado en 1995 hecho por un instituto de investigación de la Universidad de Miami, también llegó a la conclusión que el implementar programas de ejercicio físico dentro del ámbito laboral es beneficiosos tanto para los empleados como para la empresa.

El estudio evaluó el efecto del ejercicio físico y masajes dos veces por semana en un grupo de empleados. Culminado el plazo de la prueba los trabajadores reconocieron sufrir menos estrés y depresión, teniendo además un mejor rendimiento en el trabajo y cometiendo menos errores. Además, un electroencefalograma que se les realizó a cada uno de ellos,  reveló una actividad cerebral que indicaba que se encontraban más alerta.

También en España, en el año 1998 el hospital psiquiátrico de Miraflores, Sevilla, creo programas para el entrenamiento de los trabajadores en técnicas de respiración y de relajación para ser aplicadas en el ámbito laboral.

Por lo dicho y  debido a los beneficios que esta práctica genera, cabe esperar que las empresas de todo el mundo implementen este sistema ya que es una medida excelente para ambos lados empleadores y empleados.