• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Continuamos profundizando en los deportes acuáticos. Muchos de ellos con gran carga de adrenalina pero poco conocidos, y la mayoría, con gran tradición detrás, lo que les hacen aún más interesantes.
Hoy toca hablar del clavado o salto. Una disciplina de las más espectaculares que existen dentro de la natación, y que sin duda fue una de los deportes estrella por ejemplo en las Olimpiadas de Barcelona 1992, donde combinado con los grandes paisajes de fondo, gozó de una popularidad y seguimiento hasta antes no visto.
El salto o clavado 1Este deporte se basa en lanzarse a través de un trampolín a una piscina (llena de agua se entiende) y durante ese salto llevar a cabo diferentes movimientos y acrobacias. Se llevan practicando des de San Luis 1904 (en disciplina masculina) y Estocolmo 1912 (en femenina). Por tanto, es una de las disciplinas olímpicas con más tradición y longevidad.
Aún y esto, hay conocimiento, gracias a los historiadores del deporte, de competiciones de saltos en la remota Grecia antigua, de hecho, la cultura cretense los incorporaba en su cultura como una demostración de virilidad y de fuerza.
El número mágico del salto es el 6, ya que existen 6 modalidades de salto, y los jueces evalúan a los saltadores a través de 6 criterios básicos. Las modalidades son: hacia delante, hacia atrás, inverso, con tirabuzón, desde equilibrio de manos. Como se observa, la distinción principal es la fórmula de iniciar el salto, que evidentemente da como resultado diferentes caídas.
La forma de evaluar también responde a 6 claves: aproximación, impulso o despegue, elevación, ejecución, entrada en el agua, dificultad.
Pero aquí no queda todo, en Sydney 2000 se incorporó a las olimpiadas el salto sincronizado, que dobla la espectacularidad de este deporte, al tener que estar los dos saltadores sincronizados en toda la mecánica del salto.
Es simplemente, espectacular ver un buen salto, se debe tener unas cualidades fisicas y psicologicas muy altas, ya que una caída en falso o un error pueden llevar a una lesión importante al contactar con el agua de la piscina.