• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Durante muchos siglos la denominada Ruta de la Sal fue un centro comercial al que llegaban mercaderes de todos los puntos de la península, un camino que finalizaba en Guadalajara y que por su importancia dio origen al nacimiento de importantes sitios formados por magníficas casonas, almacenes y acequias.

Las Salinas de Imón fueron así durante mucho tiempo un lugar de esplendor económico que fue decayendo gradualmente al surgir las salinas de origen marino, quedando totalmente inutilizadas a raíz de esto.

Sin embargo, en la actualidad toda esta zona incluyendo la Villa de Imón se encuentran recuperadas y a medio camino entre Sigüenza y Atienza esta villa se ha transformado en un hermoso lugar de retiro para quienes desean un paisaje encantador y la tranquilidad de un lugar diferente.

Hotel Las salinas de Imón 1El hotel Salinas de Imón, ubicado en una hermosa casona del siglo XVII, es un establecimiento que además de dar un alojamiento de primer nivel posee un anexo donde se ha montado un exclente centro termal para aprovechar los beneficios provenientes del agua salina que es combinado con actividades diversas como restauración de muebles y cursos de pintura.

El hotel ofrece un régimen de media pensión que es ideal para disfrutar de todos los servicios del hotel incluyendo piscina y gimnasio, con un obsequio especial a los clientes que les proporciona el acceso al spa o un tratamiento con hidromasaje Wellnss System, una novedosa cama de agua que hace masajes con chorros a presión.

El hotel también se encarga de organizar reuniones de empresa que tienen mucho éxito debido a que el ambiente invita a la relajación y al descanso.

Grupos de personas llegan al lugar a pasar el fin de semana y pueden disfrutar de diversas alternativas de entretenimientos como las rutas del románico, pesca deportiva, catas de vino y el novedoso gymkanas recorriendo Singüenza.

Una cuidada decoración y detalles de confort destacan este hotel Las Salinas de Imón, cada una de las habitaciones es una verdadera aventura o un sueño hecho realidad, así por ejemplo existe la habitación de Carlos III en la que pernoctó el monarca y que refleja en cada detalle la época en que esto sucedió. La habitación China que permite hacer un viaje imaginario a Oriente o el Palomar que recuerda el arrullo de estas aves cuando están enamoradas.

Un entorno privilegiado es sin lugar a dudas el de la piscina cuando hace calor y un pequeño comedor donde los desayunos se convierten en las estrellas de la mañana.

También se puede disfrutar del balneario termal donde el cliente puede utilizarlos durante una hora de forma exclusiva, ya que el espacio es pequeño pero tiene la ventaja de poder relajarse y estar solo sin compartir la piscina.

El lugar consta de un jacuzzi y una cabina termal de Catarsis que combina ciclos bioclimáticos, mediante la aplicación de diferentes temperaturas y grados de humedad.

También existen cabinas de masajes y tratamientos, una cama de agua que produce masajes por medio de chorros de agua caliente.

Por otra parte es posible hacer turismo cultural en los alrededores, visitar las Salinas de Imón , Sigüenza con una importante riqueza arquitectónica , Atienza con un gran patrimonio monumental, visitar también los llamados ‘pueblos negros’ que llevan ese nombre por emplear como elemento principal de construcción la pizarra negra y el hermoso Parque Natural Barranco del Río Dulce.