• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

A pedido de uno de nuestros lectores trataremos hoy un tema que reviste actualidad y que nos toca muy de cerca a casi todos, es el mundo de Internet y su relación de tipo adictiva con los niños y adolescentes.

En el mundo actual Internet ha pasado a formar parte de todos los ámbitos sociales, ya que permite el acceso rápido a una gran cantidad de información, es un medio de comunicación muy veloz que facilita en mucho la vida de las personas.

Internet ¿un amigo o una amenaza? 1Sin embargo, al mismo tiempo puede proporcionar algunas desventajas cuando no se tiene algún tipo de control.  Por ejemplo,  en el caso de los niños y adolescentes que se introducen en ese mundo virtual y muchas veces a los padres les resulta problemático relacionarlos con el mundo real.

Por otra parte, los especialistas ya han alertado sobre lo perjudicial que puede ser tanto para niños, adolescente como para los adultos el encierro físico y mental que genera el uso excesivo de Internet.

Entre los problemas apuntados se habla del sedentarismo y la pérdida de la comunicación a nivel real con otras personas. Además, se ha comprobado que la costumbre de estar largas horas conectado frente a una pantalla se vuelve una adicción que aísla a la persona de su entorno familiar y social.

Este tipo de adicción puede traer aparejados problemas como pérdida del sueño, problemas visuales, en el estudio, no cumplir con las responsabilidades.

Además, Internet cautiva a los más jóvenes presentándoles un mundo colmado de amigos, redes sociales, donde sobre todo los adolescentes pueden ser aquello que quieran y transformarse en una persona diferente.

Hoy en día es totalmente normal tener servicio de Internet en casa y son precisamente los adolescentes quienes con mayor facilidad se vuelven dependientes de este entretenimiento, ya que en las escuelas les piden hacer trabajos y proyectos utilizando Internet, la excusa perfecta para estar todo el día realizando ante el ordenador diversas actividades.

Todas estas cosas repercuten en la vida del joven y lo llevan a tomar el hábito de estar sentado durante muchas horas no dejándole tiempo suficiente como para practicar algún deporte, compartir la vida en familia, con amigos o estudiar.

El mundo de Internet tiende a alejar a las personas de su entorno social real quienes se alejan cada vez más del placer de disfrutar de las personas que conocen realmente y sólo lo hacen con aquellas que aparecen detrás de una pantalla, dejando de lado la importancia de apreciar verdaderos momentos del mundo real que pueden ser únicos en sus vidas.

La mayoría de los jóvenes tienen acceso a páginas Web llamadas de «redes sociales» o crean su propia página personal, ambas opciones les permiten expresar sus problemas, inquietudes, intereses y hasta secretos de forma libre y total, algo que según desde el punto de vista del que se mire puede ser positivo o negativo. Por ejemplo,  en el caso de un joven tímido le dará la posibilidad de expresarse más libremente y con facilidad, pudiendo abrirse ante sus amigos virtuales y haciéndoles conocer sus vivencias que también se verán reflejadas en notas, videos y fotos.

Sin embargo, esto que parece tan inocente puede transformarse en algo peligroso cuando hablamos de niños y adolescentes teniendo en cuenta el alto índice de delincuencia que existe en el mundo real y el virtual. Al exponerse los datos de las personas, sus familias y detalles que pueden dar lugar a una cantidad  de delitos.

Sin olvidarnos  de personas adultas con cierto grado de perversión que pueden simular tener la edad de su interlocutor adolescente y tratar de conocerlo, hacer una cita y otros detalles que son altamente desagradables y que tanto niños como adolescentes por su corta edad y falta de experiencia no pueden llegar a sospechar.

Conectarse al mundo virtual de Internet ofrece una variada cantidad de herramientas y posibilidades, pero no puede compararse con la comunicación personal donde se es reconocido de forma individual.

Los medios masivos de comunicación como la televisión, revistas y prensa escrita dan el mismo tipo de información que puede encontrarse en Internet, con la gran diferencia que en la red se facilita el intercambio con otras personas algo que abre muchos caminos y también genera riesgos importantes para jóvenes sin experiencia.

La tecnología en los últimos años ha llegado a transformarse en la única manera que muchos jóvenes tienen para relacionarse con otras personas, inclusive dejar de cumplir con las tareas del colegio para quedarse frente al ordenador chateando por horas con extraños.

Los avances tecnológicos son maravillosos pero como todo, en exceso, puede tornarse perjudicial para los jóvenes ya que los aleja de su vida cotidiana y del desarrollo de actividades saludables como el deporte al aire libre.

Un uso excesivo de Internet puede transformarse en una adicción peligrosa ya que cuando no es posible “conectarse” el mal humor y la desesperación aparecen.

Es importante que los padres comiencen a educar a sus hijos para estar frente al ordenador de una forma sana, sin aislarse y sin dejar de lado su vida social, familiar y de reracionamiento con el mundo real.

Más allá de lo positivo o negativo que pueda advertirse en el recurso de Internet,  es necesario que todos tomemos conciencia del tiempo que dedicamos a expresarnos en los sitios de Internet, tiempo que dejamos de dedicarlo a actividades mucho más reconfortantes que es bueno retomar, viendo la tecnología como una ayuda y no una forma de esclavitud.