• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Lacoste fue fundada por el francés René Lacoste en 1933. Se trata de una marca intergeneracional, lo que hace que la firma tenga una fuerza especial a nivel comercial. Esto se demuestra una vez más con el lanzamiento de tres perfumes Lacoste L.12.12: azul, blanco y verde.

Los frascos son muy sencillos y elegantes, siempre siguiendo la línea de la propia imagen de Lacoste. La originalidad: un cocodrilo bordado que adorna cada frasco. El blanco se adapta mejor a hombres cool y enérgicos, el verde se adapta más a hombres maduros. Y el verde, va mejor a un chico joven, desenfadado, que conoce bien el arte de seducir a las mujeres.

El nombre del perfume Lacoste L.12.12 es bien sencillo: la referencia al polo Lacoste que todo el mundo conoce. L de Lacoste, 1 por la referencia al tejido utilizado, 2 es el número del código «mangas cortas», y el 12 es el número de prototipos del polo que tuvieron que fabricarse antes de que René Lacoste le diera el visto bueno definitivo.

perfumes LacosteDespués de haber probado los tres, sin duda alguna me quedo con el blanco. Empezando porque el packaging recuerda mucho a un perfume de Apple.

Creo que esta fragancia le iría muy bien a un geek desenfadado, que se desplaza constantemente con su Macbook debajo del brazo. El aroma es agradable, y se parece mucho a la gente joven que no pierde el tiempo comiéndose la cabeza.

En realidad se trata de un perfume que le iría muy bien a la gente joven. Desde el primer momento se percibe un aroma suave: pomelo, cardamomo, romero, y cedro.

Luego nos va introduciendo hacia un lado más profundo y absolutamente simpático, gracias a la tuberosa natural de México, el ylang-ylang, el olíbano… En cuanto a las notas de fondo, no cabe duda de que se trata de un perfume muy masculino: madera de cedro, vetiver, etc. El resultado es muy interesante, y merece la pena probarlo.

Luego vienen los perfumes verde y azul. Estos dos me han dejado menos sorprendido. Especialmente el azul, que lo encuentro demasiado neutro, como una impresión de «déjà-vu». Es posible que este aroma se adapte mejor a hombres de una cierta edad. En cuanto al verde, éste sí es menos convencional. Desde el punto de vista del packaging, no quiero volver a repetirme, se trata de algo sencillo, depurado, e interesante a fin de cuentas.

En definitiva, en esta triple propuesta encontramos la encarnación misma de la esencia de la marca de Lacoste: una firma que se adapta bien a todas las generaciones, y esto desde hace más de ochenta años. Por algo sigue estando a la cabeza de los perfumes más buscados, tanto por los hombres, como por las mujeres que quieren dejarse seducir por un hombre absolutamente viril, pero sin perder su lado más juvenil.