• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Pero, ¿qué se esconde detrás del misterioso código L.12.12? Ciertamente una de las camisas más famosas del mundo: el polo Lacoste.
Creado en 1927 por la leyenda del tenis, René Lacoste, el polo Lacoste ha inspirado hoy en día a la marca una colección de tres nuevos perfumes masculinos.
El cocodrilo, su tejido único, y esa sensación de ligereza y de frescor cuando se lleva esa camisa, es la esencia de la marca del célebre polo que esta colección L.12.12 ha sabido capturar en un perfume.
L.12.12, el espíritu del polo Lacoste en un perfume 1Por otro lado, si el polo blanco se impone por su elegante sencillez, a sus adeptos les gusta comprarlo en diferentes colores para adaptarse a su estado de ánimo.
De esta forma, junto al L.12.12 Blanco, una fragancia amaderada, floral clásica y pura muy fácil de llevar, la colección propone dos otras fragancias más creadas alrededor de dos colores faro: L.12.12 Azul, un perfume intenso, fresco y acuático que reinventa el clásico helecho a través de una masculinidad intensa; y L.12.12 Verde, una fragancia amaderada, natural y casual.
Por su forma pura y minimalista, el frasco se hace eco de la sencillez intemporal del polo, y está decorado con un auténtico “cocodrilo” bordado en tela. Se trata de un último homenaje al espíritu vanguardista de René Lacoste, que fue el primero a llevar un logo por la parte externa de la ropa.